La Rioja

Los proyectos de renovables en La Rioja, bajo un «complejo y exhaustivo examen»

La Rioja tiene 26 proyectos de energías renovables (seis vinculados a parques eólicos y los veinte restantes a la construcción de parques fotovoltaicos) sobre la mesa a la espera de pasar todos los requerimientos legales para que sean una realidad. «Ahora son solo anteproyectos, así que no hay ningún parque nuevo autorizado», recalca el consejero de Sostenibilidad y Transición Ecológica, Álex Dorado.

Aunque estas solicitudes de instalación «están en una fase muy inicial», las manifestaciones de los vecinos de los valles del Alto Cidacos, Ocón y Jubera retumban desde hace semanas en las calles de los municipios y hasta de la capital. Este proceso avanza en marchas muy cortas y el Ejecutivo riojano cuenta un plazo de hasta un año (abril de 2022) para evaluar, «dentro de un proceso muy complejo sometido a un estudio exhaustivo», las alegaciones de impacto ambiental de estos proyectos para comprobar si se ajustan o no a la norma.

Las promotoras de estas instalaciones de generación de energía renovable ya cuentan con su permiso de evacuación, un primer paso imprescindible para comenzar con todo el proceso. «Este permiso de la Red Eléctrica Española es para trasladar la energía producida a la red de transporte y llevarla a las subestaciones que la necesiten. Las líneas de transporte que atraviesan La Rioja lo hacen por el valle con cuatro subestaciones distribuidas en Haro, el polígono El Sequero, Santa Engracia del Jubera y Quel», explica el consejero.

Una vez obtenido ese permiso, la empresa debe presentar su anteproyecto ante la Dirección General de Transición Energética y Cambio Climático, dependiente de la Consejería, para revisar que se cumplen los requisitos iniciales (fundamentados en ese permiso de la Red Eléctrica Española) y publicarlo directamente en el Boletín Oficial de La Rioja y en el portal de transparencia del Gobierno regional. «Hemos llegado hasta esta fase preliminar, sin todavía dar comienzo a la primera evaluación», sentencia.

A partir de ahí, las cartas de poderes para evaluar dichos anteproyectos se reparten entre los departamentos implicados (las Direcciones Generales de Biodiversidad, Calidad Ambiental, Urbanismo y Vivienda, Cultura e Infraestructuras), así como entre los Ayuntamientos involucrados y agentes sociales (como las plataformas). «Es la Administración quien, tras analizar toda la información, envía condicionados de obligado cumplimiento para la empresa, donde no se incluyen las alegaciones de la ciudadanía. Ahí la promotora decide si estas tienen fundamento o no y si quiere responder a ellas», pero el Gobierno sí las tiene en cuenta a la hora de dar el veredicto final.

Dorado indica que la empresa ha de modificar su anteproyecto para acogerse a esos condicionados que velan por la calidad ambiental antes de presentarlo de nuevo ante la Dirección General de Transición energética y Cambio Climático: «Seguido se repite el proceso. Se envía el nuevo documento a todos los afectados y Direcciones Generales al mismo tiempo que se publica en el BOR y si se cumplen dichos requisitos se da la autorización para continuar con el proyecto».

En el caso de seguir adelante con los 26 proyectos de parques eólicos y fotovoltaicos, el paisaje de estos valles riojanos quedaría así con la instalación de los diferentes aereogeneradores, torres y postes de alta tensión.

La Consejería de Álex Dorado ya ha presentado varias alegaciones contra otros proyectos de instalación de fuentes de energía renovable que atraviesan la región y que afectan a espacios naturales protegidos como Red Natura 2000, el territorio incluido en la Directriz de Protección de Suelo No Urbanizable o zonas con planes de recuperación de especies de aves catalogadas. «Si son planes que afectan a dos o más comunidades y cuyas instalaciones alcanzan los 50 o más megavatios, las alegaciones se tramitan en el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico», señala.

Recientemente se ha conocido que la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio de La Rioja (Cotur) ha denegado la instalación de un parque eólico en Aldeanueva de Ebro, dado que dos de los tres aerogeneradores que se pretendían colocar estaban dentro de un espacio agrario de interés. Además, se confirmó que los tres estaban planificados sobre suelo protegido por el Plan General Municipal de Aldeanueva. Por otro lado, el informe de Biodiversidad tampoco resultó ser favorable.

Como el caso del tendido eléctrico que pretendía discurrir entre Santa Engracia del Jubera y Magaña (Soria) con casi 60 kilómetros de instalación, o las líneas de alta tensión provenientes desde Aragón y con la intención de atravesar los Sotos de Alfaro, «una zona que se pretende ampliar dentro de Red Natura 2000». Las últimas alegaciones, contra los proyectos de eólicos de Los Cruzados, con 68,75 megavatios, y Valderrete, con 52 megavatios, en la zona de Ocón «por sus efectos en los valores naturales».

Subir