Deportes

Pepe Imaz ve más cerca su ‘escuela de Djokovics’ en La Rioja

El tenis es mucho más que un deporte en el que la técnica juega un papel decisivo. Definido por muchos como ‘boxeo emocional’, la fortaleza mental del deportista es clave para doblegar a su adversario. Es por ello que para Novak Djokovic (tenista que más semanas consecutivas ha estado en el número 1 mundial) Pepe Imaz es algo más que un confidente.

El arnedano, que también enfundó la raqueta en los años 90 (alcanzó el puesto 146 de la ATP en 1998) es actualmente el ‘coach emocional’ de Djokovic, es decir, el principal responsable de que las ideas del serbio estén en orden cuando la competición alcanza su máximo nivel de exigencia.

Este martes, Imaz ha mantenido un encuentro con los responsables de la Consejería de Deportes del Gobierno de La Rioja y ha confesado alguno de los ‘trucos’ que han contribuido a que Djokovic sea el gran rival a batir en el tenis mundial.

«Tiene una mochila con muchas etiquetas por todos sus logros, pero en el fondo es su ser humano divino y maravilloso», ha asegurado, explicando que el ‘truco’ es el mismo que aplica en su escuela de formación para tenistas en Marbella y que él mismo asume como filosofía de vida.

«Principalmente consiste en recordarme ante todo quién soy; un ser humano que quiere respetarse y aceptarse tal y como es, con sus errores y sus aciertos», ha afirmado. «Cuando uno de verdad conecta con eso la vida es de otra manera; cuando un error se convierte en un maestro que nos enseña, porque es el error el que te enseña, no el acierto», añade el ‘coach’ riojano.

El deseo de Pepe Imaz es acercar a su tierra la labor que lleva realizando durante años en la Escuela de Tenis Puente Romano en Marbella, algo que, según ha explicado, está más cerca de cumplirse con la llegada de Jesús Ayala a la presidencia de la Federación Riojana de Tenis. El ‘coach’ arnedano aspira a que los niños riojanos tengan la oportunidad de ser campeones siguiendo la ‘receta’ que ha convertido en campeón a Djokovic: «Ellos son seres humanos, no tenistas o jugadores que solo ganan y pierden».

Subir