La Rioja

El semáforo ya coloca a Calahorra y Nájera en «nivel 5»

Las incidencias consolidadas este martes en La Rioja, que ha vuelto a «riesgo extremo» dos meses después, ofrecen datos que posibilitarían el cambio de niveles de los municipios más afectados por la pandemia, en su mayoría localidades de La Rioja Baja. La consejera de Salud, Sara Alba, comparecerá este miércoles (10,30 horas) para anunciar los posibles cambios. Será el Consejo de Gobierno el que, sobre la base de las recomendaciones de la Dirección General de Salud Pública, decida si endurece las restricciones en la comunidad o en alguno de sus municipios.

Salud va a poner en marcha varios cribados dirigidos a la población de edades comprendidas entre los 20 y los 54 años para la detección del COVID-19. En concreto, en las localidades de Calahorra, Cervera del Río Alhama, Alberite y Entrena. Su principal objetivo es obtener una fotografía más precisa de la actual situación epidemiológica de dichos municipios.

Las restricciones, tal y como dice desde un principio el Plan de Medidas por Indicadores de La Rioja (más conocido como semáforo) afectan únicamente a municipios de más de 3.000 habitantes, a excepción de situaciones extremas como la que se ha dado en Cervera en lo que llevamos de mes y que la ha mantenido en el mayor nivel de restricción, con toda la hostelería y el comercio cerrados desde el pasado 1 de abril.

Dos indicadores epidemiológicos hacen que los municipios puedan subir y bajar de nivel, ya que el resto de indicadores son generales para toda la comunidad como el porcentaje de hospitalización, la positividad o la trazabilidad. Son la incidencia a 14 y a 7 días. La primera muestra los casos por cada cien mil habitantes en las dos últimas semanas y el segundo, además de ofrecer la cifra de casos en una semana marca la tendencia que puede tener el municipio en las próximas jornadas.

Con todo ello, si tenemos en cuenta la incidencia a 14 días habría cambios sustanciales en algunos municipios. Así, según la incidencia a dos semanas vista, Cervera se mantendría en nivel 6. A pesar de tener una población menor de 3.000 habitantes, su situación extrema obligaría a seguir manteniendo medidas. Con una incidencia a 14 días de 1.949 casos por cada cien mil habitantes, la realidad es que la incidencia a 7 días marca una clara tendencia de descenso. Según este segundo indicador epidemiológico podría estar en nivel 5. Y ahí tendrá un punto de debate el Consejo de Gobierno que deberá decidir si baja el nivel del municipio o no.

En Nivel 5: Calahorra, Pradejón y Nájera

Algo similar pasa en Pradejón, que ya se encuentra en nivel 5. Los datos de incidencia a 14 días marcan que debería estar en nivel 5, como viene estando desde el pasado 1 de abril. No mejora con respecto a la semana anterior y con una incidencia de 843 casos por cada 100.000 habitantes no podría aliviar sus restricciones. Si nos fijamos en la incidencia a 7 días, su situación tiende hacia la mejora ya que la incidencia a 7 días se encuentra en 204 casos por cada cien mil habitantes, lo que podría ponerla en nivel 4.

Por su parte Calahorra, con una incidencia a 14 días de 635 casos por cada 100.000 habitantes y con un importante aumento de casos en la última semana, pasaría a nivel 5, lo que supondría el cierre perimetral y la limitación de horario a las cinco de la tarde de comercio y hostelería. En este caso, la incidencia a 7 días marca una tendencia en ascenso ya que se encuentra cerca de los cuatrocientos casos por cada 100.000 habitantes.

Algo similar pasaría en Nájera que tiene a fecha de hoy una incidencia a 14 días de 557 casos por cada 100.000 habitantes, lo que le pondría en nivel 5. También su incidencia a 7 días marca una tendencia de empeoramiento y ya son 344 casos por cada cien mil habitantes.

Nivel 4: Alfaro, Arnedo, y Rincón de Soto

Arnedo seguiría en nivel 4. Su tendencia es de estancamiento y con 379 casos por cada cien mil habitantes debería mantenerse en la misma situación que lleva desde el 1 de abril. Mejora sin embargo la incidencia a 7 días que está en 199 caos por cada cien mil habitantes pero no al límite de poder bajar las restricciones al nivel del resto de la comunidad.

Entre los dos municipios que también cambiarían de fase se encuentra Alfaro que tiene datos a 14 días para estar en nivel 4 con 322 casos por cada cien mil habitantes y que muestra una clara tendencia de ascenso con 260 casos por cada cien mil habitante en la última semana lo que incluso le haría poder pasar a nivel 5 directamente.

Rincón de Soto también debería seguir de nivel teniendo en cuenta estos dos índices epidemiológicos. Tanto la incidencia a 14 días con 308 casos por cada cien mil habitantes como la de a 7 días con 205 casos por cada cien mil habitantes, así lo determinarían.

Autol saldría del nivel 4 y se uniría al resto de La Rioja en nivel 3 por la tendencia positiva que ha mantenido durante las dos últimas semanas que le han hecho bajar en números de casos de forma muy importante.

Con menos de tres mil habitantes

Entre los municipios mayores de mil habitantes pero menores de 3.000 que marca el semáforo hay algunos que se encuentran en situación preocupantes.

Así Alberite, Aldeanueva de Ebro, Casalarreina, Entrena, Ezcaray, Nalda y San Asensio tienen datos preocupantes aunque les libraría de tomar medidas las dimensiones de sus municipios.

Subir