Gastronomía

El veganismo de ‘El Arao’ llega a La Laurel: «Hay que probarlo para romper tabúes»

Los más observadores y conocedores de la zona se habrán percatado de que la calle San Agustín acoge un nuevo negocio. Novel en el corazón gastronómico de Logroño pero no en la ciudad. ‘El Arao’ ya se ha hecho un nombre entre los amantes de lo vegano y ha trasladado su esencia de Padre Marín al centro. «Llevamos trabajando tres años y ya hemos hecho una cartera de clientes, pero creo que la gente tiene que cambiar el concepto de nuestra cocina y comprobar que es algo normal», explica Jesús Basurto, propietario y chef de cocina.

‘El Arao, tapas y platillos’ es un concepto culinario apto para vegetarianos, veganos y «cualquier persona. No hay cultura que no pueda consumir este tipo de cocina. Lo ideal es que todo el mundo se abra a cualquier experiencia sea gastronómica, social o cultural. Hay que probarlo, y no solo por mi negocio, sino para que puedas cambiar tabúes».

El nuevo local presenta un formato de tapas y platillos e incluye entre semana un combo a medio día con un primero, segundo y postre. «El menú cuenta con un plato de cuchara y una ensalada de vegetales que compramos en el Mercado de Abastos. Lo primero que hago cada mañana es ir allí para colaborar con el negocio local y porque sé que el producto que hay es de muy buena calidad. En los segundos platos hemos hecho un combinado con diferentes proteínas y alimentación vegetariana y vegana sin ser muy excesivos y sin que nada sea extraño cuando lo comas».

Durante el fin de semana los pinchos y las raciones son los protagonistas: una carta fija de nueve pinchos de cocina «más lo que ponemos en barra». Todo con el sumo cuidado en los detalles teniendo en cuenta que son ‘platos’ con una elaboración previa de guisos que puedan servirse tras un pase rápido «y que la gente no tenga que esperar mucho». Entre los pinchos más ‘riojanos’, la Morrete Vurguer, una hamburguesa de caparrones riojanos con lascas de champiñón de Pradejón, cebolla caramelizada, lascas de queso de Cameros, una salsa trufada con trufas también de Cameros y pimientos asados, «que no pueden faltar en La Rioja. Es una creación que he elaborado para que el riojano tenga su propia hamburguesa vegana o vegetariana».

El objetivo de Jesús es demostrar que «no solo comemos lechuga. Una porrusalda o una menestra bien hecha es vegana. Otra cosa es que le metas huevo, que ya se convierte en vegetariana, o le añadas jamón, que deja de serlo. Pero no hace falta etiquetar las cosas. Ofrecemos una forma de comer vegetales de otra forma para complacer a todo tipo de público sin pretender cambiar su forma de ser y ver».

Además, en el nuevo establecimiento, recién estrenado hace apenas una semana, no falta uno de los platos estrellas que ya triunfaba en el antiguo ‘Arao’: papas hortelanas con salsa trufada y alioli vegano. «Nos gusta hacer las papas confitadas con su piel bien crujiente». Además, los patacones, un plato que proviene de Latinoamérica compuesto por plátano macho frito con guacamole, frijoles y pico de gallo. «No es un plato personal, pero me gusta la cocina viajera y me fijo siempre en las mamás y yayas de todos los lugares del mundo, sin que suene machista, pero es la manera de explicar que la cocina viene de ellas». En este caso, el toque de Basurto es recrear un plato adaptado a la riojana.

El chef reconoce que los riojanos «sois muy de vuestro sabores, pero la gente se va abriendo. Llevo tres años aquí y hay veces que me cuesta entender cómo hay gente que no quiere probar elaboraciones hechas con productos de la mejor huerta del país». El boca a boca siempre funciona. Ese ‘déjate de tonterías y pruébalo’ está ayudando a que los logroñeses entren sin recelo y, sobre todo, «las generaciones más jóvenes que estudian en Madrid, Barcelona o alguna capital grande donde realmente está la moda y lo vegano, cuando vuelven a su ciudad, ya sea por vacaciones o para quedarse, traen consigo esas experiencias y las comparte».

Arte y gastronomía han estrechado lazos en los últimos tiempos y ‘El Arao’ no se ha quedado atrás. En su local, imágenes creadas por dos artistas grafiteros riojanos «con gran potencial». Además de varios cuadros, un mural adorna toda una pared del establecimiento: «Es nuestro Gernica de vegetales y estamos creando a partir de él la idea de marca. Pretendemos sacar postales para los peregrinos, carpetas, camisetas, mochilas… y todo con vegetales que se han diseñado para ‘El Arao'». Y para sentirte más en casa, una serie de frases y expresiones ‘made in Rioja’ que te harán sentir «el máximo orgullo por ser de esta tierra».

Con planes de un futuro cercano proyectando el negocio en León y Burgos, de donde es Jesús, ‘El Arao’ te espera para que veas que «con este tipo de cocina hay que romper las reglas y probarla. Por lo menos, tener una experiencia para luego poder elegir».

Subir