La Rioja

Calahorra y Nájera pasan al nivel 4 junto a Arnedo

La presidenta del Gobierno de La Rioja, Concha Andreu, ha anunciado este miércoles que Nájera y Calahorra pasan al nivel 4 del Plan de Medidas según Indicadores debido a la alta incidencia del COVID-19 en ambas localidades. Son las dos únicas novedades respecto a los anteriores cambios en las restricciones, ya que Cervera (nivel 6), Autol (nivel 5), Pradejón (nivel 5) y Arnedo (nivel 4) no sufren cambios. El resto de la región mantiene el nivel 3.

«El ascenso en los indicadores epidemiológicos se está presentando de manera muy localizada en municipios concretos, y está comenzando a trasladarse a nuestros hospitales, donde hay sesenta pacientes ingresados por COVID, diecinueve de ellos en la UCI», ha indicado la presidenta.

Andreu ha explicado que todas estas medidas son necesarias para controlar la expansión del virus. «Todas las medidas son necesarias para proteger del colapso nuestro sistema sanitario autonómico. Un sistema cuyos profesionales soportan, desde hace un año, una presión extraordinaria e inédita».

– En Cervera del Río Alhama, dentro de las medidas del nivel 6, se mantiene el cierre de las actividades no esenciales, así como al cierre perimetral del municipio.

– En el marco de las medidas del nivel 5 que estarán vigentes en Pradejón y Autol, dichas localidades también se aplica el cierre perimetral y el horario de atención al público en sus establecimientos finalizará a las 5 de la tarde. En hostelería y restauración, los aforos máximos serán del treinta por ciento en interiores y del 75 por ciento en exteriores. En establecimientos comerciales, de un tercio.

– En Arnedo, Nájera y Calahorra estará vigente el nivel 4, por lo que se mantienen estos mismos aforos máximos, pero sin limitaciones horarias en la atención al público, más allá de las vigentes en toda la comunidad.

«Siguen quedando semanas muy duras por delante. Debemos continuar siendo todos y todas muy cautos y respetar escrupulosamente las medidas anticovid. La situación epidemiológica no es buena todavía. No podemos dar por aceptables los parámetros epidemiológicos y de presión asistencial que actualmente manejamos», ha concluido la presidenta.

Subir