El Rioja

Muere a los 57 años Benjamin Rothschild, el último barón del Rioja

Benjamin de Rotschild (a la izquierda), durante la inauguración de Bodegas Macán.

Adiós al último barón del Rioja. Benjamin de Rothschild murió el pasado viernes en casa de Suiza a los 57 años de edad, como consecuencia de un paro cardíaco. Apasionado de la buena vida y el lujo inalcanzable (poseía varios Ferrari de Fórmula 1 entre su flota de vehículos), el barón se dio en 2017 el ‘capricho’ de comprar el Palacio de Samaniego por 806.000 euros para maridar el enoturismo con la elaboración de vinos en Bodegas Macán, junto a Pablo Álvarez (propietario de Vega-Sicilia).

Tras invertir 22 millones de euros en su apertura, el propio Juan Carlos I inauguró las instalaciones de la nueva bodega junto a la infanta Elena, la ministra de Turismo y los presidentes de País Vasco y La Rioja. «Dijimos que este iba a ser un vino para nuestros hijos que, con el paso de las generaciones, tendría la categoría de mítico. Y después de las tres primeras cosechas y la excelente acogida del mercado, no me cabe duda de que lo vamos a conseguir», recalcaba su viuda, Ariane Langner, durante la inauguración de sus instalaciones en Samaniego.

Descendiente de una acaudalada familia de banqueros (el barón pertenecía a su quinta generación), la revista Forbes calcula en 1.500 millones de dólares el patrimonio que gestionó Benjamin de Rothschild en sus últimos años de vida.

Subir