Crisis del Coronavirus

La Villa de Ocón, marcada por el COVID tras las navidades

Se anunciaban como un riesgo sanitario antes de su culminación, pero, con más o menos restricciones, se celebraron confiando en la responsabilidad individual. Y el virus no perdió la oportunidad. Son numerosas las localidades riojanas que pocas semanas después de los encuentros navideños han escalado una montaña (algunas incluso un muro) de contagios para corroborar una situación epidemiológica devastadora que algunos ya tachan de ser peor que la primera ola.

La Villa de Ocón ha sido uno de esos municipios que han pasado «verdadero miedo» ante el incesante goteo de positivos que iban notificándose. «Los primeros diez casos salieron antes de Nochevieja y la mayoría eran de la misma familia. La preocupación en el pueblo era máxima por temor a haberte contagiado y no saberlo, así que actuábamos con mucho cuidado y precaución», relata una vecina.

Después de Año Nuevo la situación se agravó, llegando a contabilizar cerca de una treintena de casos pasado el Día de Reyes. «Empezaron a salir más y más casos en menos de una semana. Fueron momentos de shock porque se vivió todo de golpe, sobre todo con mucho miedo por las personas mayores. Los teléfonos no dejaban de sonar y fue todo una locura».

La cifra total de contagios por COVID-19 registrada en este municipio de apenas 80 vecinos censadas ha alcanzado los 60, aunque cabe puntualizar que no todos ellos estaban empadronados. «Todo aquel que iba de La Villa a hacerse la prueba pCR salía con un resultado positivo. Pero hay que agradecer que solo dos hayan precisado de hospitalización y ya estén en casa», añade otro vecino del municipio afectado.

«Entre los que han dado positivo y los que han estado de cuarentena, calculo que habrá una veintena de vecinos», aclara el alcalde de Ocón, Ernesto Viguera, «porque la mayoría lo han pasado en sus casas de Logroño y aquí en La Villa apenas cuatro personas», añade una vecina.

Los momentos de mayor tensión han estado vinculados también al miedo por el mayor riesgo de contagio de las personas mayores. «Hay gente que ha pasado el COVID con más de 90 años y algunos síntomas leves, pero hemos tenido mucho miedo por ellos. Ahora parece que ya vamos levantando cabeza, también gracias a la atención sanitaria recibida por nuestro médico de cabecera», añade un residente.

Una tranquilidad que dista poco de la situación que cubre el municipio de Ausejo. Este sábado, la Consejería de Salud incluía los 64 casos de Ausejo en sus listados ante la alta incidencia acumulada, donde podría batir récords con más de 8.000 casos por cada cien mil habitantes. PCR masivas para afrontar una «situación abrumadora», tal como la calificaba el primer edil, Pedro Martínez.

Subir