Deportes

Rubén Pérez llega a los ‘300’ con el Varea: «Mi forma de ayudar al equipo es marcar»

Rubén Pérez (Miranda de Ebro, 27 de julio de 1988) no para de golear en el CD Varea. El delantero superó los 300 goles con el conjunto arlequinado el pasado fin de semana (301) y sus números siguen creciendo. Tras un arranque espectacular (cinco goles en cuatro partidos), el delantero destaca en las listas de artilleros nacionales. Unos ‘rankings’ que ya reventó en la temporada 2014-15 (45 goles). El ariete rozó el ascenso a Segunda B durante la pasada temporada: llegó a la final y solo el orden clasificatorio decantó el premio para la SD Logroñés.

Pese a los intentos de la entidad por reclamar ese ascenso, los organismos oficiales no lo concedieron y el bloque se colocó nuevamente en la parrilla de salida de Tercera Riojana. Si esto fuera una carrera de Fórmula 1, el Varea estaría en la ‘pole’. Por ahora, el conjunto logroñés suma siete puntos y se ubica en la cuarta posición de la tabla. Comenzaron mal los pupilos de Jorge Ochoa (derrota frente al Vianés por 1-2), pero han sabido reconducir su ritmo, sumando siete puntos de nueve posibles en las tres últimas jornadas. Ya están ahí, a tiro de piedra; a solo dos puntos del liderato.

«No hemos empezado todo lo perfecto que nos gustaría empezar, empatamos y perdimos un partido en casa. Sabíamos que este año iba a ser difícil, los que hemos jugado playoff hemos parado menos. Personalmente, me encuentro muy bien. Podemos seguir metiendo goles, así que eso significa que nos hemos cuidado, hemos hecho el trabajo en casa. Que siga así la cosa y podemos meter goles y ayudando al equipo», explica Pérez. No sorprende su buen nivel físico, ya que además del fútbol, ocupa otra parte de su vida como entrenador personal en Logroño.

Foto: CD Varea

El listón del curso pasado está muy alto, pero el reto es superarlo. «Es muy complicado, porque el año pasado lo hicimos muy bien. Fuimos muchas jornadas líderes y llegamos hasta el último día sin haber perdido. Tenemos la misma ilusión de quedarnos lo más arriba posible. Es el año más difícil en el que hemos jugado al fútbol, pero hay que intentar tener más cuidado y tomar más precauciones».

Rubén Pérez tampoco quiere mojarse sobre una cifra concreta de goles: «Nunca digo una cifra, parece que si un delantero se pone objetivos individuales, se centra en él, pero yo quiero ayudar al equipo. La mejor forma de ganar y ayudar al equipo es marcar goles, soy delantero y nunca me conformo con un gol, con dos y con tres, esa es la mejor forma que tengo de ayudar al equipo. No me pongo una cifra».

Protocolos y test de antígenos

El coronavirus también modifica la temporada del fútbol modesto. El ‘killer’ confía en los test. «A más control, es más fácil que haya más positivos, hay que saber convivir con todo eso y seguir tomando todas las medidas que se puedan tomar, adaptarse. El equipo que mejor se adapte llegará mejor a la segunda fase de la competición». Una liga que, en la segunda fase, tiene premio directo: los tres primeros del Subgrupo A y del Subgrupo B jugarán una liguilla entre sí. Y de ahí, los dos primeros suben directos. Esto supone un aliciente más para todos.

La obligatoriedad de los test de antígenos para todos los futbolistas ha aportado un punto de tranquilidad al vestuario. «Es mejor que lo que teníamos hace quince días, nos sentimos más seguros y mantenemos todas las medidas. No sé si hay otras formas más fiables, tampoco soy médico. Los pasamos todos los jueves, no es muy agradable el palito por la nariz, pero esos dos o tres segundos de sufrimiento nos dan tranquilidad y nos permiten seguir entrenando y haciendo lo que nos gusta».

Foto: CD Varea

Sorpresas, cambios y guiones imprevistos

Debido a las complicaciones surgidas por la pandemia, la competición liguera se ha organizado en torno a dos Subgrupos (A y B), establecidos a partir del orden clasificatorio de la temporada pasada. El primero, el tercero, el quinto, el séptimo (puestos impares) al A, y los puestos pares (segundo, cuarto, sexto, octavo): «Nadie lo ha elegido, ni ellos ni nosotros. Nadie sabía a principio de temporada si unos equipos eran mejores u otros».

Mientras el Subgrupo B guarda ya grandes diferencias entre los gallos y los equipos de abajo, en el A todavía existe una igualdad tremenda. El Comillas es líder (9), el Vianés se sitúa segundo (8), el Arnedo tercero (8) y el resto de equipos siguen muy cerca: el Varea (7), el Berceo (7), el Alfaro (7), el Anguiano (7); o incluso La Calzada (5), el Agoncillo (5) y la Oyonesa (5). Diez equipos en cuatro puntos: «Siempre hay equipos que sorprenden al inicio, lo difícil es mantener el nivel todo el inicio de temporada. Puede ser una sorpresa, pero si siguen ganando, ya no lo es».

El calendario avanza y el Varea se mide este domingo a la Oyonesa (domingo 12:00). Sexta jornada de competición y una buena oportunidad para colocarse en la zona privilegiada. Otra temporada ilusionante en Varea.

Foto: CD Varea

Subir