Crisis del Coronavirus

Arnedo, al límite: «El confinamiento domiciliario ha estado encima de la mesa»

Aunque los casos activos han bajado este miércoles, la situación de Arnedo es muy preocupante. Tanto es así que, tras dos reuniones, salían la consejera de Salud, Sara Alba; el director general de Salud Pública, Consumo y Cuidados, Pello Latasa; y el alcalde de la localidad, Javier García, a anunciar las nuevas medidas para el municipio.

«A pesar del esfuerzo de muchos, entre ellos sanitarios, vecinos y el equipo de gobierno local, Arnedo no logra contener la curva y reducir el número de contagios». Esas eran las primeras palabras de la consejera, quien mostraba preocupación por la situación arnedana. «Sabemos que las medidas son efectivas porque lo han sido en otros municipios y no hay una razón objetiva para que en Arnedo no sea así», insistía. Por eso alegaba que el estricto cumplimiento de estas medidas es más necesario que nunca. «Hay que hacer lo que se nos pide y hay que hacerlo todos los días». Y así explicaba que los rastreos les están dando una información muy concreta.

La consejera ha explicado que hay tres ejemplos muy habituales que se repiten en los rastreos: vecinos que acuden a bares de otros municipios cercanos, grupos de jóvenes y no tan jóvenes que se reúnen en lugares cerrados de diez de la noche a seis de la mañana, saltándose así las normas del toque de queda, y reuniones con familiares y amigos en las huertas.

Tras hablar de las medidas que se han tomado (cribado extraordinario y mayor control de la Guardia Civil), la consejera ha sido tajante. «Si en diez días no se mejoran los datos, habrá que ampliar las medidas ya tomadas y tomar otras más estrictas». Después advertía de que «el confinamiento domiciliario, como otro tipo de medidas, han estado y estarán encima de la mesa».

Latasa ofrecía los datos epidemiológicos. «Hay algunos indicadores en Arnedo que están mejorando, pero no es suficiente y eso no significa que todo vaya bien». Dejaba claro que la presión asistencial en La Rioja es una de las más altas de todo el país y eso esta provocando que «personas con otras patologías no estén siendo atendidas como debería esperarse de nuestros sistema sanitario».

El 63 por ciento de los contagios, entre conocidos

«El 63 por ciento de los casos que se dan en Arnedo han tenido un contacto previo con una persona conocida que luego ha terminado siendo positivo. Aquí el problema no están siendo las residencias ni el entorno educativo, pero vemos que muchos de esos contagios se están dando en lugares donde no se cumplen las medidas». Si somos capaces de identificar de dónde vienen los contagios, tenemos que ser capaces de evitar esas situaciones», explicaba.

El alcalde de la ciudad fue tajante una vez más. «Pido, ruego, en una petición desesperada, que la gente no salga a la calle si no es imprescindible, que no nos tengan que obligar. Hagamos un confinamiento domiciliario voluntario: cero reuniones sociales. Apelo a los 15.000 soldados arnedanos a que luchemos juntos contra este problema».

Test de 16 a 34 y de 50 a 64 años

Preguntados por los detalles del cribado extraordinario, Alba detalló que desconocen cuántos test se pueden llegar a hacer. «En Logroño plantemos unos y luego hicimos muchísimos más. Una gran noticia para parar los casos asintomáticos. Lo que sí puedo decir es que el cribado irá en función de los sectores de la población donde los estudios nos indican que hay que hacerlas. Es decir, de los 16 a los 34 años y de los 50 a los 64». El objetivo es, además de hacer una fotografía de la situación de la ciudad, conseguir rescatar al mayor número posible de asintomáticos. También rogó que los aislamientos de positivos y contactos estrechos sean lo más rigurosos posibles, que se haga con aislamiento dentro de los hogares.

Lo que no se especificó es cuáles serán esas arcas de Noé previstas para aquellos que no puedan cumplir el aislamiento total en sus domicilios. «No lo haremos por discreción», explicaba el alcalde.

En cuanto a la realización de un segundo test PCR para confirmar la negatividad de la persona, Pello Latasa explicó que «hay muchas cosas que aún no sabemos de la enfermedad pero tenemos algunas certezas y es que los asintomáticos no contagian a partir del décimo día y los sintomáticos a partir de los diez días del inicio de los síntomas, es una decisión general en toda la comunidad científica y sólo se utiliza ese PCR en colectivos de trabajadores esenciales porque tienen que volver a unos lugares de trabajo con mucho riesgo».

Latasa añadía que saben que la mayoría de la gente cumple. «De no ser así, de cada caso saldrían otros tres a la semana y esto no está pasando, pero por las imprudencias de unos pocos estamos pagando el resto».

Subir