Deportes

ASPE y Baiko responden a la ‘revuelta’ de los pelotaris

La Liga de Empresas de Pelota Mano (LEPM), compuesta por las empresas Baiko y ASPE, ha lanzado un comunicado en el que ambas promotoras defienden su gestión y aseguran que el coronavirus está poniendo las cosas muy difíciles. En las últimas semanas, Baiko decidió no renovar al riojano Víctor Esteban y a otros pelotaris. Una situación que ha creado malestar en el mundo de los frontones. Las promotoras expresan su punto de vista: «Se está realizando un importante esfuerzo por intentar que la actividad no tenga que paralizarse nuevamente, como ya ocurriese en el periodo más crítico de la crisis sanitaria en pasados meses».

El órgano comprende que cada trabajador tiene derecho «a la defensa de sus intereses, personales o colectivos», pero pide no generar polémica en una situación tan complicada: «Es evidente que la merma de ingresos deberá tener una repercusión en los gastos de las empresas. Esta desgraciada realidad no es un aspecto único en la pelota a mano, sino en otros colectivos de deportistas profesionales en las diferentes especialidades deportivas». Aspe y Baiko reconocen que la pandemia afecta a las contrataciones y salarios de los deportistas, pero afirman que la situación es forzosa y dictada por la situación sanitaria.

A continuación, defienden su modelo de gestión: «En las casi dos décadas de existencia de la LEPM, entendemos que con un cierto grado de satisfacción, se han desarrollado toda una serie de campeonatos y torneos, de primera categoría y de promoción, en los que han intervenido los pelotaris más destacados que han pertenecido a ambas empresas en cada momento». A partir de ahí, ambas empresas aportan datos, como las audiencias televisivas, afirmando que la pelota es «la segunda especialidad con más seguimiento tras el fútbol».

Foto: Frontón Adarraga

Sobre su organización, afirman lo siguiente: «Es igual o semejante al de los titulares y participantes en otras competiciones que existen, especialmente en el deporte profesional; tal y como lo son, por ejemplo, los clubes deportivos y las sociedades anónimas deportivas participantes en las ligas profesionales o en las competiciones de máximo nivel existentes en la actualidad. El marco de autoregulación de sus propias actividades en la LEPM es, por otro lado, igual o similar al que se desarrolla en otros eventos o espectáculos públicos que se vienen organizando en otras modalidades deportivas».

Una estructura de la que se han beneficiado diversos colectivos, como los aficionados: «Sin el interés y seguimiento de las y los pelotazales, el sector no podría haberse desarrollado en la forma en que lo ha hecho, con las consecuencias que de ello se habría derivado tanto para las empresas, como para sus trabajadores». La LEPM afirma que su modelo es válido, al haber sido imitado por otras modalidades o especialidades deportivas en distintos ámbitos territoriales. Por ello, afirman lo siguiente: «Por motivos que no se conocen ni se comparten por parte de la LEPM y las mercantiles que la conforman, hay quienes pretenden cuestionarlo».

ASPE y Baiko entienden que los cambios de pelotaris cada temporada son normales: «Esto ha sido siempre así, produciéndose el acceso al campo de la pelota a mano profesional de jóvenes pelotaris y la consiguiente renovación de las plantillas en las empresas». En este sentido, valora la subida de los más jóvenes y el trabajo de las estructuras base (clubes deportivos y escuelas, fundamentalmente).

«Todos deseamos que se pueda recuperar la situación social y económica existente hasta la llegada de la crisis sanitaria generada por la COVID-19, puesto que de ello dependerá en gran medida el poder recuperar una cierta estabilidad para cuantas personas están vinculadas a la pelota profesional, pelotaris u otros colectivos. Es una realidad que nos ha venido impuesta por las circunstancias existentes, y que nadie puede ignorar», reincide la promotora.

Subir