Deportes

El BM Logroño se mantiene en cuarentena y no jugará ante el Bidasoa

Foto: BM Logroño

El BM Logroño cumplirá al pie de la letra la normativa sanitaria y no disputará su próximo encuentro frente al Bidasoa Irún (sábado 19 horas), a la espera de que la Federación Española dé su permiso para aplazar el encuentro. El bloque franjivino se encuentra confinado tras la detección de un positivo por coronavirus el pasado sábado, si bien la situación se remonta varios días atrás. Las alarmas saltaron cuando la novia de un jugador tuvo que ser hospitalizada por una neumonía causada por el COVID-19. Debido a ese hecho, varios jugadores se confinaron de forma preventiva: dos por contacto directo con la enferma, uno por indirecto y otro por presentar síntomas.

A partir de ahí, la presencia del patógeno en el vestuario era solo cuestión de tiempo. Antes de que que el positivo se confirmara, el entrenador Miguel Ángel Velasco ya advertía de la gravedad de la situación en Radio Rioja. Lógicamente, la actividad deportiva quedó paralizada: no se jugó el encuentro frente al Valladolid (pasado fin de semana), no jugará frente a Bidasoa y parece complicado que pueda hacerlo a Benidorm (sábado 3 de octubre, 18 horas). Una situación que creará un problema de fechas bastante importante para el club riojano.

Demasiados encuentros a recuperar

Mediante un acuerdo entre los diferentes gobiernos autonómicos, el periodo de cuarentena obligatoria para los contactos estrechos de un positivo se rebaja desde los catorce a los diez días. Una modificación que podría hacer que el encuentro ante el Benidorm se jugara, siempre que la situación sanitaria se haya solventado. Sin embargo, a nivel deportivo no parece lógica la disputa del encuentro: el Logroño llegaría casi sin entrenar y sin forma competitiva. Actualmente, la entidad trata de mantener la forma de sus deportistas con entrenamientos desde su domicilio. Lógicamente, es difícil.

En el mejor de los casos, serían ya cuatro encuentros pendientes para los riojanos (Sinfín, Guadalajara, Valladolid y Bidasoa). Duelos pendientes de recolocar en una temporada con más jornadas que nunca (34), Mundial durante el próximo mes de invierno y Juegos Olímpicos de Tokio 2021. Velasco ya advirtió de esta situación hace algunas jornadas, resaltando precisamente el problema de fechas por aplazamiento de encuentros. Poco ha tardado el tiempo en darle la razón.

En la temporada más atípica de su historia, el conjunto del Palacio de los Deportes ya tuvo que vivir un confinamiento durante la pretemporada, debido a un ‘falso positivo’ en el Sinfín. Un suceso que supuso diez días en casa para los hombres franjivinos, que llegaron al debut ante Nava con muy poco ritmo competitivo y tras haber disputado un solo amistoso. Así es la vida fuera del fútbol profesional, el Tour de Francia o la NBA, sin burbujas y con mucha improvisación. Más que nunca, partido a partido, hasta que el virus lo permita. Y por ahora, no lo hace.

Subir