La Rioja

La pandemia empuja a los riojanos a sacarse el carné de conducir

Durante los meses de julio y agosto, la Dirección General de Tráfico en La Rioja ha realizado 3.854 pruebas para obtener el permiso de conducir, lo que supone 565 exámenes más que en el verano de 2019 (lo que supone un incremento del 17 por ciento), a pesar de la situación de pandemia en la que nos encontramos y en la que se han tenido que adoptar los protocolos sanitarios para evitar posibles contagios.

En concreto, durante este verano se han realizado 1.923 exámenes teóricos, 398 de destreza (moto, camión y autocar) y 1.533 exámenes prácticos.

Las autoescuelas y la Jefatura Provincial de Tráfico de La Rioja reanudaron sus actividades en la Fase 2 de la desescalada y a partir de ese momento se retomaron los exámenes para la obtención del permiso de conducción, adoptando los correspondientes protocolos sanitarios. Hay que destacar que la Dirección General de Tráfico fue el primer organismo de la Administración en reanudar los exámenes tras el parón de la pandemia.

Anticipándose al verano

El verano es una época en la que la demanda para examinarse del permiso de conducción aumenta. Por este motivo y teniendo en cuenta que el coronavirus produjo el cierre durante varios meses de autoescuelas y de jefaturas de tráfico, la DGT elaboró durante los meses más duros de confinamiento y de forma consensuada con funcionarios examinadores y con las principales asociaciones de autoescuelas, una serie de medidas a implementar cuando se regresara a la nueva normalidad para hacer frente a la demanda de exámenes para obtener el permiso de conducción:

– Mantenimiento del servicio de exámenes durante todo el periodo estival, de modo que todas las jefaturas provinciales realizarán exámenes durante los dos meses de verano.

– Mantenimiento de la realización de los exámenes en los centros desplazados, siempre y cuando existan garantías del cumplimiento de las medidas de limpieza, desinfección y distancia social establecida.

– Se han habilitado convocatorias de exámenes fuera de la jornada laboral ordinaria y horas extraordinarias voluntarias, para atender a la demanda de exámenes.

– Se ha procedido al traslado de examinadores itinerantes que han venido supliendo periódicamente la falta puntual de examinadores en aquellas provincias más necesitadas.

– Para evitar aglomeraciones en las jefaturas, imposibles de asumir en estos tiempos de pandemia, desde la DGT se trabajó para la implementación en tiempo record de un sistema de presentación online de todas las solicitudes de examen con el esfuerzo de adaptación de todas las partes implicadas, escuelas y jefaturas provinciales de tráfico.

A estas medidas, hay que añadir las que se venían aplicando de forma generalizada en los últimos años y que consiguieron hasta el mes de marzo de este año que la situación de los exámenes fuera positivo en casi todo el territorio nacional:

– Atribuciones temporales de funciones para que examinadores de otras provincias se desplacen a aquellas en las que su presencia es necesaria y la convocatoria.

– Convocatorias tanto de concursos generales como de procesos selectivos de acceso libre para proveer de examinadores de tráfico a la Administración.

Ante la situación actual y siendo conscientes del riesgo de rebrotes, la DGT comprende la postura de las autoescuelas queriendo hacer más exámenes, pero entiende que se debe priorizar la salud de los alumnos, de los profesores de autoescuelas y de los funcionarios examinadores.

«Estamos en una situación extraordinaria, nunca antes vivida, por tanto, si queremos superar los problemas derivados de esta situación excepcional, todos debemos remar en la misma dirección. Si cada uno va por su lado y a lo suyo todos saldremos perdiendo», ha señalado el director general de la DGT, Pere Navarro, quien ha añadido que desde el Organismo se está haciendo un gran esfuerzo para mantener el servicio de exámenes en todo el país.

Subir