El Rioja

Nueva vendimia, nuevos alojamientos: más inversiones para los albergues municipales

El albergue de temporeros habilitado en el polideportivo universitario de Logroño ha abierto este lunes sus puertas para dar comienzo a una nueva temporada de vendimias que ya ha dado sus primeros pasos en la región más oriental. La capital prepara así el entorno del polideportivo para acoger a un centenar de personas que se desplazarán a la ciudad en los próximos días en busca de trabajo para protagonizar la mano de obra de esta vendimia.

Las preocupaciones están a flor de piel en una cosecha marcada por el COVID-19, pero no será por el gran despliegue habilitado en los alojamientos temporales, tanto de Logroño como los de Alfaro, Haro, Fuenmayor y Nájera gracias al refuerzo económico por parte del Gobierno regional de los convenios con los ayuntamientos riojanos implicados doblando, e incluso triplicando en algunos casos, la cuantía.

Así, el albergue de Logroño abre con una inversión por parte del Gobierno de La Rioja de 56.102 euros; el de Fuenmayor, con una aportación económica de 21.0000 euros, (8.000 en 2019); Alfaro, que abrió el 11 de agosto, lo hizo con una inversión de 27.000 euros (10.500 en 2019) , el de Nájera lo hará con una aportación de 21.000 euros (6.000 en 2019), y Haro contará con 21.000 euros, que en 2019 no recibió aportación alguna.

En el caso de la capital, el polideportivo ofrece un servicio centralizado de atención social, alojamiento, consigna, y manutención gracias a voluntarios de Cruz Roja, Cáritas y la Cocina Económica. En concreto, dispone de 105 camas con fundas especiales para colchones anticovid, sábanas desechables y mantas y toallas que se lavarán diariamente. El acceso a las instalaciones, que se desinfectarán cada día, se adelanta a las 19:00 horas, y en la carpa habilitada junto al polideportivo se servirán las cenas y por la mañana se entregará un kit de desayuno y comida.

En estas instalaciones se exigirá el uso de mascarillas y las medidas de distanciamiento social, así como hábitos de higiene adecuados para lo que se suministrarán material de aseo y se dispondrá de hidrogel en el recinto, además de tomar todas las precauciones para minimizar los contagios.

Un nuevo protocolo que estará vigente hasta el próximo 7 de octubre, fecha de cierre del albergue de Logroño, y que busca ofrecer un servicio digno y seguro. Así lo ha expuesto el alcalde, Pablo Hermoso de Mendoza, quien ha recordado que es «crucial» que la movilidad de estos trabajadores temporales sea la «mínima» para evitar la propagación del virus.

En la visita de apertura también han participado la presidenta del Gobierno regional, Concha Andreu, el rector de la Universidad de La Rioja, Julio Rubio, la consejera de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural, Territorio y Población, Eva Hita, y el concejal de Servicios Sociales y Desarrollo Comunitario, Iván Reinares. «Se va a mantener un contacto estrecho y fluido con las diferentes Consejerías implicadas, así como con la Delegación de Gobierno, para trabajar conjuntamente por el bien de estas personas y de toda la ciudadanía logroñesa”, ha señalado el alcalde.

Por su parte, Andreu ha destacado su apuesta por una vendimia segura recordando medidas como «una actuación integral desde distintos frentes que incluyen el desarrollo de protocolos sanitarios aplicables al sector primario y la disposición de los productores una bolsa de trabajo con contrataciones de proximidad». Asimismo, la presidenta ha hecho referencia a los 500 PCR realizados a temporeros, de los cuales solo tres han arrojado un resultado positivo.

«Todos deberían tener cubierta la necesidad de alojamiento e instalaciones para poder cumplir con las medidas de higiene, pero sigue habiendo personas que vienen a La Rioja sin un contrato y es una realidad a la que no podemos dar la espalda, y mucho menos este año”, ha insistido Andreu.

Asimismo, Andreu ha insistido en la necesidad de realizar un seguimiento de los movimientos y de la salud de los trabajadores temporales agrarios mediante el registro y la realización de pruebas que se pueden solicitar a través de la Aplicación de Trabajadores Agrícolas Desplazados (ATAD) desarrollada por el Gobierno de La Rioja y accesible en internet.

Durante el mes de funcionamiento, el dispositivo también dispondrá de un Punto de Información en la estación de autobuses gestionado por Cáritas Diocesana y un servicio de transporte a cargo de Cruz Roja que se ocupará de acercar al polideportivo a los temporeros que se encuentren por la ciudad. Asimismo, el equipo del proyecto municipal Alasca realizará un trabajo de calle para informar sobre los servicios y recursos a disposición de estos trabajadores, además de detectar situaciones de necesidad.

Subir