Deportes

El Haro vuelve a la actividad: «No nos consideran profesionales, pero intentaremos serlo»

El Haro Deportivo ha aplazado el inicio de su pretemporada hasta este viernes, a la espera de la burocracia y la conclusión de todas las pruebas PCR a jugadores, cuerpo técnico y jugadores. Hasta el momento, quince jugadores componen la plantilla dirigida por Aitor Calle: Alberto Morgado, Iván Garrido, Martín Gómez, Txomin Barcina, Jon Iru, Amador Zarco y Borja García (fichajes); Javi Duro, Fermín Sobrón, Isaac Manjón, Kevin Calle, Josua Pérez, Mikel Bueno, Mario Urrecho, Joseba García (renovaciones). Por tanto, restan todavía algunas piezas por llegar al cuadro jarrero antes del inicio de la Segunda B (18 de octubre).

Calle cumplirá su tercera temporada en el banquillo jarrero y remarca la necesidad de adaptación: «Estamos pendientes del tema federativo, que se ponga todo en orden, licencias federativas y todo ese tipo de cosas que te piden cada día. Estamos a la espera de poder arrrancar». En ese sentido, ha expresado la importancia de respetar los protocolos dictados por las Federaciones (Riojana y Española) y el CSD (Consejo Superior de Deportes): «Si queremos que esto funcione, tenemos que ser responsables. No nos consideran profesionales, pero tenemos que intentar serlo».

La entidad se mantiene en conversaciones con el Ayuntamiento jarrero para determinar las condiciones de los entrenamientos. No se podrá hacer uso de lo vestuarios: «Les daremos dos pares de ropa a los que vengan de fuera». Por el momento, el técnico afirma que no se pueden disputar partidos amistosos: «Creemos que un poquito más adelante sí podremos jugar. Hemos modificado toda la planificación y los amistosos». En ese sentido, valora los amistosos como una preparación muy necesaria: «Tenemos que valorar el riesgo y la inversión económica en los PCR».

Kevin Calle ha renovado con la entidad jarrera /Foto: Valladolid Promesas

Una vez sabida la composición de grupos, valora bien el subgrupo navarro-riojano-aragonés dentro de la nueva Segunda B: «Al haber 22 equipos más en la categoría, que primara la cercanía era una de las posibilidades». Pondera especialmente el corto trayecto de los desplazamientos, que en ningún caso van «más allá de dos-tres horas». Para afrontarlo con garantías, el equipo busca algunos refuerzos: «Tenemos que cerrar algunos flecos y en breve tendremos alguna noticia más».

Con respecto a su trabajo, lanza una advertencia clara sobre el futuro próximo: «Ahora es cuando más no tenía que apoyar la Federación y parece al revés; nos sentimos más abandonados que nunca. Si queremos salir adelante, nos tienen que apoyar; nosotros estamos dando pasos y nos han pedido regularizar y dar de alta a todos los jugadores en la Seguridad Social». De no darse el apoyo, «muchos clubes las vamos a pasar canutas», explica, sin titubeos.

A por la consolidación

Hace poco más de un año, los jarreros derrotaron al Zamora para conseguir ganarse una plaza en la categoría de bronce. Tras un debut notable en la categoría, llegó la crisis del coronavirus. Para entonces, la entidad era décima, contaba con 35 puntos y a falta de diez jornadas, la permanencia iba por buen camino. Sólido, físico y con claras señas de identidad, el bloque riojalteño logró una regularidad. Llegaron las derrotas, pero nunca la pérdida de las bases y la idea del equipo. Dicho de otra forma, es casi imposible ver descosidos y perdidos en un terreno de juego a los blanquinegros.

Además, en la Copa del Rey, la entidad de El Mazo se clasificó de forma épica frente al Llagostera (0-1), con un testarazo de Javi Duro. Gracias a ello, se ganó el derecho a competir frente a un Primera: Osasuna. El encuentro frente a los navarros fue disputado: Mikel Bueno adelantó a los riojanos y el Chimi ‘Ávila’ aguó la fiesta durante una mañana soleada del mes de enero (1-2). Casi nueve meses después de aquella última gran cita, vuelve el fútbol desde el punto de partido, con una nueva Segunda B y nueve rivales: dos riojanos (Calahorra, SD Logroñés), cuatro navarros (Izarra, Osasuna B, Mutilvera, Tudelano) y tres aragoneses (Ebro, Ejea y Tarazona).

Para este curso, las ideas son muy claras: «Me gustaría que nuestro ADN se mantenga, sigamos siendo un equipo competitivo, incómodo y que les cueste a los rivales ganarnos. Queremos seguir en esa línea, sin marcar un objetivo a corto plazo ni renunciar a nada. Igual que la gente va al banco y al supermercado, el fútbol es nuestro trabajo y queremos volver».

El Haro pasa de ronda en la Copa del Rey | Foto: ADG Media ©

Subir