La Rioja

Un río que une: la Asociación de Vecinos Norte trabaja por la activación del Ebro

El Ebro como elemento de unión y no de separación. Esta es la premisa de la que parte la Asociación de Vecinos Norte, en la margen izquierda del río. Al otro lado del Puente de hierro, zonas verdes y tranquilidad conforman un modo de vida a escasos diez minutos del centro neurálgico de Logroño.

Poner en valor al río y las actividades de ocio y deporte que podrían realizarse en él y, con ello, vencer la ‘distancia piscológica’ de esta zona es el objetivo de esta asociación vecinal con su programa Ebroño, el cuál se presentó el pasado año por vez primera con talleres de concienciación medioambiental y deportivas. Piragüismo, una tirolina o jornadas de limpieza de la zona fueron algunos de los actos que contaron con más participación. Este año, del 4 al 6 de septiembre, el Ebro volverá a ser protagonista.

«Personalmente creo que el río está muy infravalorado. El objetivo de estas iniciativas es darlo a conocer y que se disfrute mucho más», explica Elías Villar, vicepresidente de la Asociación. Como ha indicado Villar, la mascarilla durante las actividades será de uso obligatorio así como mantener la distancia de seguridad, además, no existen límites de edad, puediéndose apuntar personas «desde los nueve meses hasta los 250 años».

Será el 4 de septiembre, de 10 a 13 horas, cuando tenga lugar la limpieza del río, como acto inaugural de las jornadas. «Pienso que a nivel general sigue faltando mucha concienciación. Desgraciadamente veo gente que tiran o dejan caer con mucha facilidad cosas, en vez de depositarlas en la basura», critica. «Es verdad que en esta zona cada vez hay más iniciativas de limpieza, pero lo ideal sería que estuviera limpio porque no se ensucia».

Labores de limpieza del Ebro, dentro del programa Ebroño 2019. / Foto: Elías Villar

Labores de limpieza del Ebro dentro del programa Ebroño 2019. /Foto: Elías Villar

El coronavirus impidió celebrar el cincuenta aniversario del Día de la Tierra, el pasado 22 de abril, así Villar ha indicado que dentro de este programa se insertarán actividades previstas para ese día. «Nosotros no buscamos protagonismo para la asociación y ni siquiera para el barrio sino para el Ebro: hacer un evento donde el protagonista sea el río y a todo aquel que le apetezca disfrutar, que lo haga en ese día».

Como indica el vicepresidente de Vecinos Norte, son cada vez más las personas que van a vivir a El Campillo, atraídas por esa paz. «La media de la edad es joven, parejas con niños pequeños, creo que es una zona para disfrutar de sus espacios abiertos y zonas de recreo, que son una gozada», alaba. «Yo siempre lo digo. Ahí estamos muy tranquilos, la cercanía física con el centro de Logroño es clarísima, pero hay distancia psicológica: la gente piensa que pasar aquí es como ir a Villamediana y estamos a siete minutos del centro».

Sin embargo, esta distancia se ha visto agrandada por los cambios en las líneas 3 y 9 del autobús urbano tras el cierre del puente de Hierro. «Sí que ha habido reuniones de asociaciones con el Ayuntamiento por el caso de la movilidad y por los cambios de trayectos de la zona por los cortes del puente», admite. «Hay personas que notan que ha empeorado su acceso al centro». Asi bien, señala que algunos vecinos reclaman infraestructuras en la zona, como una farmacia, una ludoteca o un colegio. «Espero que poco a poco vaya mejorando», reivindica.

Rocodromo. Ebroño 2019. / Foto: Elías Villar

Piragüismo en el Ebro, dentro del programa Ebroño 2019. / Foto: Elías Villar

El sueño de una tirolina hacia la margen derecha

Fue ya el pasado año cuando Villar lanzó la idea de unir ambas márgenes del río mediante una tirolina. Si bien no se pudo sacar adelante el proyecto, sí que dentro del programa Ebroño hicieron una construcción más pequeña y temporal. Este año la idea se ha vuelto a poner sobre la mesa. «Estoy en contacto con el Ayuntamiento y espero que al final salga adelante», admite.

«La idea es hacer una instalación definitiva, con dos rampas, que este abierta todo el año para poder cruzar el río, al igual que la que existe en Toledo, encima del Tajo. Creo que sería una buena idea para revitalizar la zona», explica. La tirolina, en cuestión, mediría alrededor de 110 metros.

Tirolina temporal, montada dentro del programa Ebroño 2019. / Foto: Elías Villar

Subir