Crisis del Coronavirus

La mascarilla quirúrgica, la más vendida en las farmacias riojanas

¿FFP2, quirúrgica o de tela? NueveCuatroUno recorre varias farmacias logroñesas para despejar las dudas sobre el uso adecuado del accesorio de moda: la mascarilla. Si en algo hay unanimidad es en cuál ofrece una mayor protección: la FFP2. Así lo aseguran desde las farmacias Mercedes, Garnica Ortiz y Martínez Carmona. De todas maneras, las tres farmacias aseguran que la mascarilla que más se está vendiendo es la quirúrgica.

«La quirúrgica es aconsejable para la población en general y asintomática, ya que tú con esa mascarilla no contagias. Para todo lo que es personal sanitario, trabajadores de cara al público, visitantes en un lugar con mucha gente o usuarios de transporte público es recomendable la FFP2: con esa no te contagias y no contagias a los demás», explica María del Mar Ibáñez, farmacéutica en Mercedes.

Hilando más fino, existen subtipos de mascarillas: «Están las quirúrgicas de tipo 1, de tipo 2 y la 2R», diferencia Santiago Martínez Carmona. De estas, la última es «la más avanzada» dentro de las quirúrgicas. «Tiene una filtración más alta, superior al 98 por ciento, y es resistente a salpicaduras, cosa que no ocurre con las de tipo 1 y tipo 2».

Además, la FFP2 y la KN95 no son las mismas, «aunque para los usos que se les está dando para el COVID son igualmente eficientes», asegura Martínez Carmona. La diferencia se encuentra en la resistencia frente a salpicaduras: «Ambas tienen una resistencia a salpicadura acuosa similar, por lo que ambas valen, ya que el COVID se transmite a través de esas gotículas que no dejan de estar suspendida en agua».

En cuanto a las mascarillas de tela, Ibáñez advierte: «Hay que tener cuidado con ellas porque no está garantizado que se ventile el virus tanto como con una mascarilla quirúrgica, que sí tienen sus estudios y está todo garantizado y homologado». Así, cómo explica Teresa Garnica Ortiz, propietaria y farmacéutica de Farmacia Garnica Ortiz, la FFP2 tiene una capacidad de filtración de entre un 98 y un 99 por ciento.

«La seguridad no depende solo del tejido, sino sobre todo de la fijación que tenga», advierte Martínez Carmona. «Puede ser un tejido con una filtración muy buena que, si no se adapta bien a la nariz y quedan huecos, puede entrar el aire por esos huecos y no filtrar».

Además de las mascarillas, también se dejan ver personas que llevan una pantalla protectora sujeta a una visera. El farmacéutico ha advertido que este elemento debe usarse como un extra. «Sí que previene de una salpicadura, pero las gotículas que pueden transmitir el COVID van por el aire y eso puede pasar por los laterales de la pantalla y contagiarnos».

Una vez acabada la jornada, para guardar la mascarilla, desde Farmacia Mercedes recomiendan una bolsa de papel, «hay que retirarla desde las orejas y lavarse las mas antes y después». Si bien, Santiago Martínez Carmona explica que «lo lógico sería colgarla y no guardarla ya que es un artículo que se debería tirar de un día para otro, pero sí la tenemos que guardar lo ideal sería algo que no fuera plástico».

El tiempo de uso: un factor relativo

En cuanto al tiempo de uso efectivo de la mascarilla no hay un criterio fijado, dependiendo de la situación, del contacto con positivos, de las indicaciones de cada casa o de la propia sudoración de la propia persona, entre otros factores.

Desde Farmacia Mercedes indican que la mascarilla quirúrgica hay que desecharla tras ocho horas de uso, «pero hay que tener en cuenta que si se moja pierde la capacidad de filtración y habría que cambiarla». Mientras, la FFP2 «dura veinticuatro horas», según indican las Farmacias Martínez Carmona y Mercedes. «Podemos alargarlo, siempre y cuando cumplamos unas medidas de higiene básicas como por ejemplo no tocarla y, si hemos estado con una persona contagiada, desecharla aunque no haya pasado un día», explica Santiago Martínez Carmona.

Por su lado, Garnica Ortiz explica que las indicaciones del fabricante indican que las FFP2 que allí venden hay que desecharlas a las ocho horas, mientras que las quirúrgicas en cuatro. Tras esta pequeña lección sobre mascarillas, desde Farmacias Mercedes lanzan una petición a la ciudadanía: «Por favor, que se tapen la nariz y la boca». «Esto ya es un ruego», dicen con una pequeña sonrisa.

Subir