Deportes

Revuelta: «Hemos devuelto la ilusión a una serie de personas en un momento complicado»

A falta de unas horas para que el Castellón y la UD Logroñés se jueguen el ascenso en La Rosaleda, Félix Revuelta, presidente blanquirrojo, ha expresado sus sensaciones en Radio Rioja (Cadena SER). El empresario reconoce dormir poco y pone énfasis en las circunstancias externas que, a su juicio, condicionaron los tres playoff anteriores. El primero (Torrent), lo define como «un robo a mano armada».

El segundo, una encerrona en «un campo muy complicado» (Sevilla Atlético). El tercero, la lesión de Miguel Martínez de Corta y el mal rendimiento de Iván Buigues frente al Hércules: «Le vi en Santander y le metieron goles por todos lados, eso era de chiste. Nos metieron más goles prácticamente en dos jornadas que en toda una vuelta».

«Hemos devuelto la ilusión a una serie de personas y esto es importante en una época complicada», valora el mandatario, que ha hospedado al equipo en su Hotel Las Dunas (Estepona), muy cerca del Marbella Football Center, lugar de entrenamiento del equipo durante este particular ‘stage’: «El hotel le dio suerte al Liverpool en su final de Champions y a ver si nos la da también a nosotros». Un entorno idílico para que los jugadores se relajen, entrenen y puedan alejarse de la burbuja mediática y social generada por la posible vuelta del fútbol profesional a La Rioja.

Revuelta valora las instalaciones marbellíes (casetas de madera, gimnasios, placas solares autosuficientes) y manda un mensaje claro al Ayuntamiento de Logroño sobre la Ciudad Deportiva: «A ver si se dan cuenta de que queremos hacer algo útil. Necesitamos campos y podemos solucionar el estado de tapón de infraestructuras en Logroño». El Consistorio pide al propietario que edifique en la parcela de Valdegastea, pero éste se niega: «No pueden exigir a un club de Segunda B que haga viales y que urbanice. Si hago eso, se me acaba el dinero y no puedo hacer los campos. Y no voy a endeudar al club».

A pesar de las trabas de las autoridades municipales, el presidente sigue adelante con su plan y espera construir un campo de fútbol natural y dos de artificial: «Yo no quiero que los políticos me den dinero ni que me ayuden, pero no quiero que me estorben». En ese sentido, pide facilidades para realizar proyectos similares a los de Burgos y Zaragoza: «Allí son más rudimentarios y sobre suelo agrícola, ¿por qué no se va a poder hacer eso hacer aquí?».

Un entrenador de la casa

En términos más deportivos, alaba la figura de Sergio Rodríguez, al que considera un hombre de club. En contexto, lo compara con Pouso: «Estaba quemado, me pidió irse en un momento dado y le tendría que haber hecho caso». En ese sentido, afirma que ve a Sergio con ganas y con el deseo de entrenar en Segunda División: «El mismo que tengo yo». Continuidad, calma y apego a la región podrían ser tres de sus principales valores.

El máximo accionista expresa la importancia del componente riojano: «Esa es la ilusión que tenía en los primeros años, pero nadie quería venir al principio, desconfiaban mucho». Además, afirma no querer ser como el Athletic de Bilbao por la pequeña dimensión de la comunidad, pero sí buscar un modelo de cantera similar al Villarreal «para estar muchos años en Primera». También anuncia la intención de ampliar la base del club, crear raíces y un día, obtener frutos social y deportivamente: «Sentí orgullo cuando vi República Argentina así».

Progresivamente, la joven hinchada blanquirroja va ‘in crescendo’: «Que un chico de catorce años nos mande una carta de ánimo al club, me emociona». Revuelta apela a mirar hacia adelante y dejar atrás una nostalgia, con años muy malos de impagos, escándalos, jugadores encerrados y una desaparición traumática: «A mí me daba vergüenza, yo sabía que mis paisanos no eran así. Vino gente de fuera y se les dejó mandar demasiado. Un club tiene que tener sentimiento. Si no, no tiene nada. Han venido miles de personas a comprarme el club, pero yo vendo el 45 por ciento, no el cien».

De las cenizas… ¿al oasis?

Poco amigo de ver los partidos en directo por sus nervios, bromea y afirma que acabará dando vueltas a La Rosaleda con Miguel, todavía inmerso en un periodo de recuperación tras su lesión en Gobela. Afirma haber aprendido mucho del fútbol y lo diferencia del funcionamiento de cualquier empresa: «Esto no es exacto. Puedes tener el mejor equipo y no haces nada. El mercado es el mercado. Si juegas con el Madrid no tienes la misma repercusión que si lo haces con el Lealtad. La gente que va a venir un partido será de ciudad grande, nos viene más dinero para La Rioja».

Ampliando la perspectiva, repasa resumidamente los años malos del fútbol riojano: «Hubo una época nefasta en Logroño, surgió otro club y se intentó la unificación. A la segunda vez, las condiciones eran magnánimas y casi me querían pisar el cuello. Me cansé y dije que no. Ahora podemos volar solos y somos un referente». Apela al trabajo duro como única forma de conseguir las cosas: «Es la única forma de tener posibilidades de que salgan bien. También pueden salir mal, pero a ver si tenemos un poquito de suerte. Soy optimista».

Además, valora el impacto económico de un ascenso y afirma que la hostelería y la restauración serán los principales beneficiados. Además, el club recibiría una lluvia de millones de ingresos de televisión, todavía más si se asienta en el profesionalismo: «Tendríamos que poner más empleados y profesionalizar».

Las Gaunas blanquirroja. | UD Logroñés – Hércules CF | Foto: Eduardo del Campo

Subir