ARTÍCULO PATROCINADO

Miguel Martínez de Quel: «Se ha producido un repunte de las ventas en el canal ultracorto»

El presidente de la DOP Aceite de La Rioja hace balance del último año para el oro líquido de la región

*Artículo realizado en colaboración con Aceite de La Rioja

El presidente de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Aceite de La Rioja, Miguel Martínez de Quel, hace balance del último año para el oro líquido de la región. El campo no entiende de coronavirus y sí de lluvias, aunque el COVID-19 también ha afectado a las ventas del sector (no siempre para mal). Entre los aprendizajes de la pandemia para los agricultores riojanos, la importancia de la venta directa del producto y la presencia digital. Y con la vista en el horizonte, continuar el camino emprendido hace unos años: promoción, fidelización del cliente, investigación, apuesta por la calidad…

– En mayor o menor medida, los cultivos riojanos han sufrido las consecuencias de la pandemia en cuestiones como el desarrollo de las cosechas y los precios. ¿Cómo y en qué aspectos se ha visto más afectado uno de los productos estrella de la región con Denominación de Origen?

En el sector del Aceite de La Rioja, con la pandemia, se ha detenido totalmente la cadena de distribución del canal HORECA. Sin embargo, durante este período, se ha producido un repunte de las ventas en el canal ultracorto, es decir, en la venta directa del productor al consumidor así como en el comercio electrónico. Las exportaciones de Aceite de La Rioja se han mantenido. Con lo cual, los productores que dirigen la comercialización de su producto a restauración son los que más han sufrido las consecuencias económicas del Covid-19.

– En cuanto a los precios, ¿existe incertidumbre por el funcionamiento del mercado?

Lo cierto es que, a nivel nacional, el precio del aceite está hundido. El sector lleva varios años viendo cómo caen los precios, y los aranceles de Estados Unidos a los aceites españoles han terminado de empeorar la situación. El cierre del mercado estadounidense ha provocado que haya excedente de aceite, un aceite que ahora se está destinando al mercado europeo a precios más bajos.

Por suerte, la bajada de precios no está afectando al aceite de calidad que se vende envasado, como es el Aceite de La Rioja. Existe una fidelidad del consumidor a nuestro producto. Cuando el consumidor se acostumbra a unos sabores y un alimento de calidad, con unos matices determinados, sigue comprándolo. Debido a su calidad y a su diferenciación, el Aceite de La Rioja no sufre las fuertes fluctuaciones de precios del mercado.

-¿Qué expectativas de recuperación se barajan en el horizonte?

Cualquier expectativa de recuperación pasa por la diferenciación con la calidad y la fidelización del cliente. Nunca debemos perder la referencia de la calidad como nuestro principal objetivo.

– ¿De qué forma ha interrumpido el COVID-19 el desarrollo de la actividad dentro de la Denominación de Origen Aceite de La Rioja?

El Consejo Regulador ha seguido trabajando en los meses del estado de alarma. Debido a la situación, no hemos podido llevar a cabo la VI Jornada del Aceite de La Rioja tal y como la teníamos prevista para el 8 de mayo. Tampoco hemos podido seguir con nuestros talleres de cocina, ni con los desayunos saludables ni con las catas dirigidas a diferentes colectivos. Las acciones formativas también se han visto paralizadas. Sin embargo, nos hemos centrado en otros aspectos importantes como la mejora y un mayor uso de nuestros medios digitales y redes sociales. También hemos actualizado nuestros registros, bases de datos y procedimientos de actuación. Hemos podido mejorar nuestro manual de calidad, en el que llevábamos trabando unos meses. Y, por supuesto, hemos seguido asesorando a nuestros asociados.

– ¿El parón económico ha sacado a la luz alguna carencia o aspectos a mejorar a la hora de potenciar este producto?

Sí, la carencia más importante, el escaso uso de nuestros asociados de internet y las redes sociales. Si algo nos ha demostrado el Covid-19 es la importancia de tener una buena presencia en la web para estar cerca del consumidor y darnos a conocer. Sin duda, es un aspecto en el que tenemos que trabajar.

– A diferencia de la anterior campaña, este año, por el momento, no se está caracterizando por un estrés hídrico en la época de floración. A unos meses todavía de comenzar la temporada de recolección, ¿qué previsiones se tantean para este año?

En estos momentos, el campo está espectacular. Las precipitaciones de todo el año han mejorado las condiciones y el desarrollo del olivo en La Rioja. Además, en el mes de junio se han dado unas buenas condiciones climatológicas para que haya un buen cuajado. Si hacemos una comparación con el año anterior, los olivos tienen más carga de aceituna. Sin embargo, todavía es pronto para aventurar una buen cosecha, ya que por delante quedan meses decisivos.

– No obstante, ¿la abundancia de lluvias sitúa la aparición de plagas y enfermedades como uno de los principales riesgos para el desarrollo óptimo de la aceituna?

Con la abundancia de agua, pueden llevar enfermedades relacionadas con los hongos pero, por el momento, el estado sanitario de los olivos y de la aceituna, que ya se deja ver, es excelente.

– ¿Cuáles son las diferentes líneas de actuación que va a impulsar la DOP frente a esta crisis? ¿Con qué fines?

Hemos apostado por una nueva campaña de comunicación cuyo eslogan es ‘Bueno, sano, nuestro. Aceite de La Rioja, toma pan y moja’. Nuestro objetivo es fomentar el consumo de alimentos de proximidad amparados por sellos de calidad europeos. Con la pandemia, hemos aprendido que necesitamos apoyar nuestros productos para salir adelante. Así que, con el fin de reforzar el posicionamiento de nuestro oro líquido en La Rioja destacando los atributos de alimento saludable, calidad y pertenencia, hemos apostado por esta campaña. Toma pan y moja es una expresión castiza y arraigada, como la producción de aceite en nuestra comunidad. Hablamos de un producto riojano como todos nosotros. Tiene una calidad reconocida y consumiéndolo contribuimos al desarrollo rural y económico de la región. Y por supuesto, seguiremos ofreciendo formación y asesoramiento a nuestros agricultores para que sigan elaborando los mejores aceites.

Ahora que tanto los lugares como los productos locales están en boga, ¿consideran que el aceite de La Rioja puede revalorizarse de cara al consumidor?

Por supuesto. El Aceite de La Rioja reúne todas las condiciones para triunfar en el mercado y esperamos que así sea.

Subir