Crisis del Coronavirus

Salud advierte: «La epidemia es favorable, pero el riesgo es alto»

«Favorable, pero con una alta susceptibilidad a enfermar». Es la descripción que este lunes ha hecho el director general de Salud Pública, Consumo y Cuidados del Gobierno de La Rioja sobre la evolución de la epidemia de coronavirus en la comunidad, indicando que en la actualidad hay doce casos activos de la enfermedad.

Enrique Ramalle ha hecho este análisis tras cumplirse el primer periodo de incubación desde el fin del estado de alarma y en una jornada en la que la región ha alcanzado su quinto día consecutivo sin contagios y sin fallecidos por COVID-19, pese a que «se están haciendo alrededor de 200 pruebas PCR al día». En esta fase de la crisis, el sistema «debe detectar lo más rápido posible cualquier contagio y analizar su red de contactos más estrechos» a través del sistema de ‘rastreadores’, ha indicado.

«Los indicadores epidemiológicos son buenos, o incluso muy buenos», ha detallado, subrayando que en los últimos catorce días se han notificado cinco casos (la mitad que en el periodo de incubación anterior). No obstante, la «alta susceptibilidad de enfermar» viene dada por los resultados del tercer estudio de seroprevalencia, que revela que solo el 3,7 por ciento de los riojanos posee anticuerpos contra el COVID-19.

Asimismo, ha explicado que el perfil de nuevos contagios está cambiando: «Ahora enferma gente más joven (en la primer época los contagiados tenían una media de edad de 60 años y ahora es de 50) y con una sintomatología más leve». Esto se traduce en que «las personas que requieren ingreso hospitalario también ha descendido, pasando del 20 por ciento de los episodios iniciales al 10 por ciento actual».

Con todo, Ramalle ha celebrado que La Rioja se mantiene como una comunidad libre de brotes de coronavirus, explicando que se considera brote «a tres o más casos que mantienen un vínculo epidemiológico, como vivir en la misma casa, compartir espacio de trabajo o haber acudido a una celebración común».

El final de la crisis

El director general de Salud Pública ha subrayado que la apertura de las fronteras y las características de la epidemia dificultan señalar con exactitud cuándo se puede dar la crisis por extinguida: «Si pudiéramos aislar una región con 28 días sin notificar casos daríamos a esa región como libre de la crisis. Pero con la apertura de fronteras, la respuesta es cuando en el mundo haya dos periodos de incubación sin ningún contagio. Si las cosas van bien es muy probable que la OMS diga que ha terminado la pandemia, con zonas que requieran tratamiento especial».

Por eso, Ramalle sigue insistiendo en el papel clave de la ciudadanía para evitar un repunte de contagios: «Tiene que ayudarnos manteniendo la distancia social, usando correctamente las mascarillas, lavándose las manos al llegar a casa; sin toser o estornudar al aire y desinfectando todas las superficies susceptibles de ser tocadas con las manos».

Subir