El Rioja

Carlos Rubio: «El canal Horeca recurre cada vez más a los pedidos digitales»

La digitalización de una bodega sigue un patrón similar al de una cosecha vitivinícola. Tras ella hay mucho esfuerzo, todo está planificado al detalle, luego se materializa el proyecto con la agilidad propia de una vendimia y, fruto de ello, los resultados se disfrutan como el vino de una añada excelente.

Con esa filosofía resume Carlos Rubio el proceso de ‘reconversión’ de Bodegas Corral al universo digital, que inició hace dos años de la mano de JIG y que ahora -con la última actualización de su página web- deja notar sus beneficios en forma de resultados y, sobre todo, de optimización de recursos. «Nos facilita mucho el trabajo, tanto en el plano del enoturismo como a la hora de dar a conocer nuestros vinos en el mercado internacional», explica el gerente de Navarrete.

La revolución en la rutina interna de la bodega tiene nombre y apellidos, ‘Central de Reservas en Enoturismo’: «Nos permite que una sola persona pueda gestionar el calendario directamente ‘en automático’, controlando todas las visitas que vamos a tener y coordinando los eventos. Con esa información podemos perfilar una programación más ajustada a la realidad y eso nos permite dedicar más tiempo al perfeccionamiento de las actividades que al control de las mismas».

La coordinación del enoturismo es, en cambio, solo uno de los ámbitos que se han visto beneficiados por la digitalización. Al mismo tiempo que las plataformas online se han hecho con el mercado internacional, las bodegas han aprovechado la inercia para perfeccionar sus tiendas ‘abiertas al mundo’.

«Durante el confinamiento se han duplicado las ventas online», explica el gerente de Bodegas Corral, subrayando que «durante los últimos dos años hemos planificado un impulso de este canal y, por suerte, la crisis no nos ha pillado con el pie cambiado». «Al contrario, hemos aprovechado el confinamiento para aprender cómo vender mejor online, que pasa por que al cliente le resulte un proceso lo más sencillo posible», añade.

Aunque la actividad presencial se detuvo por completo durante el estado de alarma, el gerente de Corral destaca que «la crisis nos ha servido para seguir trabajando la red comercial. Exportamos un 70 por ciento de todo nuestro vino y el resto va directamente al canal Horeca, y la digitalización nos ha ayudado a poder seguir reforzando la red comercial para llegar a ese cliente que estaba en casa confinado, mediante la celebración de reuniones y catas virtuales, además de realizar envíos». «Nuestra estrategia en este periodo no ha estado tan centrada en lograr ventas directas como en propiciar situaciones de mercado favorables en el futuro», indica».

Carlos Rubio cree que los cambios en el sector han llegado para quedarse: «Con la reapertura de la hostelería, las ventas online no se van a mantener a los mismos niveles, pero sí creo que el cliente se está acostumbrando a este canal». Y, al respecto, hace un matiz importante: «Cuando me refiero al cliente no hablo solo del consumidor final; la propia hostelería se va transformando poco a poco a la digitalización y cada vez hace más pedidos online, a través de la propia bodega o de su distribuidor».

Subir