ARTÍCULO PATROCINADO

Logroño también tiene bodegas: ocho templos del vino en la capital riojana

*Artículo realizado en colaboración con La Rioja Turismo

Logroño además de contar con una gran oferta gastronómica, cultural e histórica, alberga ocho bodegas. Y se pueden visitar mientras se conoce la ciudad o recorriendo sus inmediaciones.

1. Bodegas Franco Españolas

Su ubicación privilegiada ha hecho a Bodegas Franco-Españolas testigo de la historia de Logroño. A un paso del activo Casco Antiguo, cruzando el Puente de Hierro, atrás queda el bullicio y se puede encontrar la tranquilidad de la otra orilla del Ebro. Levantadas en 1890 por el bordelés Frederick Anglade Saurat, las bodegas reabrieron sus puertas tras la crisis de la COVID-19 el pasado 16 de junio. Bodegas Franco Españolas acoge en sus instalaciones varios eventos culturales a lo largo del año como los festivales Muwi y Actual, así como ciclos de cine de verano o espectáculos de teatro, entre otros.

2. Bodegas Olarra

Juan Antonio Ridruejo realizó el edificio de Bodegas Olarra en 1973. Su elemento mas emblemático es el tejado que corona la sala de barricas formado por 111 cúpulas hexagonales y se dispone de esa forma para evitar cambios bruscos de temperatura. «Y hemos querido trasladar a nuestros vinos ese espíritu innovador y pionero que nuestro edificio central representa», cuentan desde la compañía.

Bodegas Olarra. /Foto: Web oficial de Bodegas Olarra

3. Bodegas Marqués de Murrieta

El origen de la bodega Marqués de Murrieta va unido al origen del vino de Rioja. Su fundador, el Marqués de Murrieta, trajo a España las técnicas de elaboración bordelesas, elaboró su primer vino en 1852 en Logroño y se instaló en la Finca Ygay. Situada en el corazón de Rioja, esta finca alberga el Castillo de Ygay, sede de las bodegas Marqués de Murrieta, rodeado de 300 hectáreas de viñedos circundantes.

En tiempos de reinvención tras el impacto que la pandemia ha tenido en el sector enoturístico, Marques de Murrieta se ha adaptado con actividades como visitas virtuales, recetas online, un curso vía web de iniciación a la cata e incluso un juego, en el que los ganadores disfrutarán de una experiencia.

4. Bodegas Marqués de Vargas

Una de las bodegas más longevas de Logroño, con 180 años de vida en pleno valle del Ebro. Felipe de la Mata, VIII Marqués de Vargas, realizó en 1840 las primeras plantaciones de viña en la Hacienda Pradolagar. Sus vinos se clasifican bajo cuatro etiquetas: ‘Marqués de Vargas Reserva’, ‘Marqués de Vargas Gran Reserva’, ‘Selección privada’ y ‘Hacienda Pradolagar’. Durante la crisis del coronavirus, las bodegas lanzaron su tienda on-line con el fin de adaptarse a las circunstancias y seguir en contacto con su público.

5. Bodegas Ontañón El Templo del vino

La familia Pérez Cuevas comenzó a elaborar vino en Quel hace más de 80 años. Con el paso del tiempo, sintieron la necesidad de compartir su Culto al Vino con el resto del mundo. Fundaron Ontañón – Templo del Vino en el barrio de Varea. «Una bodega única donde sus vinos maduran vigilados por dioses y héroes mitológicos en forma de enormes esculturas, vidrieras y pinturas», señalan.

Bodegas Ontañón. / Foto: Facebook oficial de Bodegas Ontañón

6. Campo Viejo

Inaugurada en 2001, la nueva bodega de Campo Viejo cuenta con una de las mejores vistas de la capital riojana desde lo alto. Junto al barrio de Valdegastea, fue diseñada para establecer un equilibrio armónico entre la enología, la arquitectura y la sostenibilidad. Estos elementos se han unido para crear un templo de la vinicultura. La bodega oferta actualmente desde visitas a sus instalaciones y su Wine Bar, talleres de pintura en botella y catas presenciales hasta un tour virtual a través de un vídeo 360 grados a través de la plataforma YouTube.

7. Viña Ijalba

Viña Ijalba fue fundada en 1991, a tan sólo cinco minutos del centro de Logroño en la carretera de Pamplona. Con más de 85 hectáreas de viñedos sobre suelos recuperados de antiguas minas a cielo abierto, la bodega fue construida sobre una antigua gravera y provista de la tecnología más actual para producir vinos ecológicos de calidad. Sus propuestas: «Innovación, investigación, diferenciación y protección del medio ambiente».

8. Bodegas Arizcuren

Javier Arizcuren comenzó su proyecto en el garaje de sus padres en Quel para luego trasladarse a una bodega urbana de Logroño junto a su despacho de arquitectos. Puerta con puerta. Para no perderse detalle de nada, pero también para devolverle a la ciudad una actividad propia que tuvo durante siglos. En la calle Santa Isabel, junto al Parque Gallarza, un pequeño tesoro escondido de la capital riojana.

*Descubre todas las bodegas que puedes visitar en La Rioja Turismo.

Subir