La Rioja

El ‘limbo legal’ para bañarse en ríos y pozas, «bienes de uso común sin normativa»

El pantano de El Rasillo sí está declarado como zona de baño en La Rioja

El buen tiempo apremia y las ganas de pegarse un buen chapuzón se encuentran entre las principales actividades recreativas a las puertas el verano. Un verano peculiar, eso sí. Ya son varias las piscinas municipales que han comunicado que no reabrirán sus puertas esta temporada para evitar riesgos sanitarios. Una decisión consensuada, en concreto, entre una treinta de municipios riojanos.

En cuanto a las piscinas de las comunidades de vecinos, cuyo uso está permitido desde el pasado 1 de junio, son diversos los problemas que acarrea esa apertura por las restricciones establecidas desde Sanidad. Entre ellas, el aforo máximo del treinta por ciento y la fijación de turnos. Turbio verano provocado por el COVID-19 para quienes quieran disfrutar a diario de un baño refrescante para combatir las altas temperaturas.

FOTO: Clara Larrea

La alternativa no se halla tan inalcanzable. El paraíso paisajístico riojano brinda la posibilidad de aprovecharse de las ‘piscinas’ naturales. Una opción que prevé convertirse en un escenario pletórico de bañistas este año por la ausencia de controles, aforos y demás limitaciones. El baño en pozas, ríos o pantanos «supone un uso común, por lo que no está sujeto a una normativa concreta, sino que recae bajo la responsabilidad individual de cada persona el optar por el baño», apuntan desde la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

Un ‘limbo legal’ en el que se hayan estos emplazamientos naturales, «salvo que exista una prohibición expresa por parte de un titular o infraestructura, como puede ser por la existencia de un azud (presa de pequeño tamaño) donde se restringe el baño por motivos de seguridad», aclara la CHE. La agrupación señala que ni ella ni los ayuntamientos de los municipios donde se encuentran dichas aguas «tienen potestad para gestionar su uso», recordando que la competencia de la Confederación es «el control y vigilancia del dominio público hidráulico».

La Consejería de Salud indica que «solo el embalse González-Lacasa está declarado como zona de baño en La Rioja». Por ello, es el único lugar al que se le puede aplicar el Real Decreto de 2007 sobre la gestión de la calidad de las aguas de baño. En dicho documento se establecen medidas sanitarias y de control para la protección de la salud de los bañistas, así como del medio ambiente. En concreto, este embalse dispone de una vigilancia semanal, control de las condiciones higiénico-sanitarias e inspección y muestreos para analizar la calidad del agua.

Sin embargo, Salud aclara que «la capacidad sancionadora o de prohibir bañarse en un río o poza (o cualquier otra concentración de agua superficial: pantano, piscina natural, lago) no reside en dicha Consejería». Toca, entonces, apelar a la responsabilidad ciudadana para que se respete la distancia dentro y fuera del agua porque, hay que recordar, el virus todavía no se ha ido.

Subir