Deportes

Los veteranos piden calle: «No renunciaremos a lo que nos hace felices»

Rafa Martínez (66 años), Goyo Ascacibar (75) y Maru Hernaiz (63) son tres atletas veteranos del Maratón Rioja muy conocidos en nuestra comunidad por sus gestas, impensables a tan provecta edad hasta hace pocos años.

Rafa, ciclista profesional en los años 70, se reconvirtió en corredor y la organización de la Behobia-San Sebastián le ha galardonado recientemente por completar 30 ediciones de la prueba. Maru ha sido medallista mundial y europea tantas veces que pierdo la cuenta . Y qué decir de Goyo… capaz de completar 60 o 70 competiciones cada temporada a sus 75 años (aunque precisamente ahora se recupera de la primera lesión seria de su trayectoria).

Ellos tienen la mochila repleta ya de experiencias, pero solo Goyo es capaz de recordar una mínimamente parecida a la que acabamos de vivir: «Los ejercicios espirituales que hacíamos de niños en el colegio. Teníamos que estar una semana encerrados en un convento pero no nos dejaban entretenernos ni distraernos con nada así que todavía era peor que esto».

Por su parte, Maru, tenía la maleta ya preparada para disputar el Campeonato de Europa y sumar, probablemente, una medalla más a su dilatado palmarés antes de que el avance de la epidemia obligara a cancelar su celebración. Pero correr es la pasión, la vida de este trío de enamorados de la zapatilla. Y aunque conscientes de la responsabilidad que a todos nos atañe se las han ingeniado para mantener su estado de forma durante la cuarentena con el ya mítico ‘pasilling’, al que ella ha añadido el ‘escalering’ y Rafa, más afortunado, ha aprovechado un terreno anexo a su vivienda particular para continuar corriendo aunque «echando de menos la bicicleta».

Rafa Martínez y Goyo Ascacibar posan al término de una prueba en Burgos.

Por desgracia, estos deportistas de andadura infinita se han visto en el centro de la diana, dado que se encuentran en lo que los expertos denominan como ‘grupo de riesgo’ del coronavirus en razón a la edad que señala su DNI.

Pero el miedo no puede salir vencedor de esta partida. Tan pronto como se ha iniciado la desescalada han retomado la actividad «con todas las medidas de seguridad» y a los más aprensivos Goyo les recomienda pasear o correr «a las 6-7 de la mañana, porque tienes toda la calle para ti». Respecto a garantizar la seguridad, Rafa precisa : «Me parece interesante comprar en pequeños supermercados o tiendas de barrio porque las he notado menos congestionados». Y Maru indica que: «La situación es grave, casi todos conocemos a alguien que se ha visto afectado por la enfermedad pero retomando nuestras rutinas con responsabilidad podemos volver a hacer lo que nos gusta».

Porque hasta de las situaciones más nefastas, bien lo sabe una mentalidad ganadora como la suya, se pueden extraer conclusiones positivas: «Me está dando mucha pena correr sola porque nunca lo había hecho, pero gracias a eso me estoy conociendo mejor. Y para no cruzarme con nadie me he buscado nuevos parajes por donde no había puesto un pie antes. Los tenía en la puerta de casa y resulta que son espectaculares. Es que los deportistas somos animales de costumbres (risas)».

También animado, pero con un toque reivindicativo, Rafa confía en que el escenario postpandemia «otorgue un mayor protagonismo a la bicicleta en Logroño, porque tenemos una orografía privilegiada. Animo a todos a cogerla para mantener el espacio y mejorar nuestras defensas contra el virus», sin olvidarse de destacar la ola de solidaridad desatada que los tres coinciden en que ha sacado «lo mejor de la sociedad».

Maru Hernaiz, coleccionista de medallas nacionales.

Aun con todo, nuestros protagonistas son conscientes de que hay gente de su generación (y también más jóvenes) asustadas con la sola idea de poner un pie en la calle. Y en ese aspecto, los tres vuelven a coincidir al unísono: «Hemos pasado una época terrible pero no podemos renunciar a hacer aquello que nos apasiona. El deporte mejora nuestras defensas y todos los estudios apuntan a que un organismo entrenado y fuerte es la mejor barrera frente a los contagios». Y remachan: «El peor grupo de riesgo en que podemos caer es renunciar a lo que nos hace felices por miedo».

Todo dicho. Disfrutaremos de verles correr muchos años y seguro que más pronto de lo que creemos.

Subir