La Rioja

‘Encantado de comerte’ llega a Logroño para frenar el desperdicio alimenticio

Olas de solidaridad recorren los barrios de todo el país al convertirse en centros de reparto de alimentos para las familias más vulnerable. Desde el pasado mes de abril, un grupo de jóvenes españoles residentes en Zaragoza y Madrid también quisieron aportar su granito de arena a la causa y sacaron a la luz ‘Encantado de comerte‘, una aplicación a través de la cual los usuarios pueden adquirir lotes de comida con descuentos mínimos del 50 por ciento en establecimientos del pequeño comercio.

Zaragoza y Madrid fueron las primeras ciudades donde se puso en marcha el proyecto, pero este viernes aterriza en una decena de establecimientos logroñeses «con muchas ganas y expectativas». Uno de sus promotores, Enrique de Miguel, apunta que Logroño es una apuesta segura para lanzar esta ‘app’: «La acogida ha sido abrumadora. Queremos estar presentes también en pequeñas ciudades que tienen una gran potencia para recibir una aplicación así y que no están tan saturadas de aplicaciones nuevas».

En concreto, Frutería Daniela, Begin Vegan, Herbolario Arco Iris, Horno Abadía, Pastelería Ramflor, Frutas Diego, Cookingshop, Eatandfit, Panadería D’Elias y La Palmera son los diez comercios de la capital participantes, aunque la organización espera que se unan muchos más desde su presentación.

Pero uno de los motivos principales por los que han elegido Logroño y no otra ciudad de dimensiones similares es que la pareja de Enrique es natural de Logroño, «ella ha servido de puente entre la empresa y la capital riojana». Su confianza en la ciudad ha permitido dar el pistoletazo en otra comunidad más. «Me parece alucinante la idea de poder ser ecosostenible, producir lo justo y, además, ayudar a los demás. Tengo la sensación de que en Logroño va a funcionar genial porque hay mucho comercio familiar, y lo que más me motiva es poder ayudar ayudarle», resalta Alba de Miguel.

Aunque la idea ya lleva en funcionamiento desde finales de 2018 no ha sido hasta este año, con la llegada el Covid-19 y sus consecuencias socioeconómicas cuando ha cogido impulso. De esta forma ayudan a dos sectores afectados por las consecuencias de esta epidemia, a las personas con dificultades económicas para adquirir alimentos y al pequeño comercio que cada día genera kilos de excedentes sobrantes que, en en el mejor de los casos, va destinado al autoconsumo o se regala.

«Una herramienta ágil y eficaz, sencilla de usar tanto para comercios como para usuarios. Estos últimos tan solo tienen que descargarse la aplicación, activar el sistema de geolocalización y el programa automáticamente le muestra los comercios que participan en el proyecto. Compran el lote por Internet y el recibo que obtienen lo entregan después en el establecimiento cuando vayan a recoger la comida», explica De Miguel. Los usuarios, además, podrán adquirir códigos de descuento para la ‘app’ a través de las redes sociales.

Por otro lado, es la propia empresa quien se encarga de crear un perfil para cada comercio participante, «facilitándoles la tarea al máximo». En este caso, esta organización se queda con un porcentaje sobre el precio de los lotes. «Para los propios negocios resulta gratificante poder dar salida a esos productos sobrantes que en muchos casos pueden suponer varios kilos de comida que acaba en la basura. Además, es una forma de estar presente en el comercio ‘online’ y atraer nuevos clientes», apunta De Miguel.

Además, «durante la crisis, los comercios y restaurantes podrán usar la plataforma de ‘Encantado de Comerte’ como un nuevo canal de ventas desde la que podrán vender no solo excedentes, sino también sus productos frescos o platos estrella», recuerda. Un servicio gratuito para el comercio a través de la iniciativa ‘Todos Unidos’.

Subir