Crisis del Coronavirus

El turismo riojano defiende los destinos rurales para iniciar la recuperación

Aldeanueva de Cameros

Se puede decir que es y será el sector más damnificado durante y después de esta crisis sanitaria. Por eso hay quienes ya buscan propuestas para reconfigurar su estructura una vez el Gobierno decrete su reapertura. Las asociaciones ALTURA (Alternativa Turística Rural y Actividades) y Ascarioja (Asociación de Casas Rurales de La Rioja) han querido aunar fuerzas para trabajar en la recuperación del turismo riojano poniendo como punta de lanza uno más enfocado al entorno rural y dirigido al cliente más local. «Para fomentar ese turismo de proximidad».

Un trabajo, sin embargo, que concierne también a las administraciones. Ambas asociaciones ya han mantenido la que no será la única reunión con la directora general de Turismo, Amaia López de Heredia, para exponerle estas intenciones y algunas de las propuestas que barajan sobre la mesa.

«Ya nos ha trasladado su conformidad, pero todavía quedan definir varias cuestiones en las próximas videoconferencias. Ahora lo importante es mantener esa colaboración público-privada para vender este turismo a los riojanos y que a su vez valoren su tierra porque nos toca actuar por nuestra comunidad. En este sentido, los pueblos también deben formar parte de ello», recalca el presidente de la ASCARIOJA, José Joaquín Sanz.

«El medio rural, además de tranquilidad y sosiego, aporta salud y calidad de vida al estar en entornos naturales con menor densidad de población y más aislados de las grandes urbes y focos de contagio», asegura el coordinador de la Oficina de Turismo de Cameros y de la Asociación ALTURA, Jesús Toledo.

Eso sí, teniendo presentes en todo momento las medidas de seguridad oportunas. Ya tienen en marcha el desarrollo de un protocolo de higiene «para que la gente se sienta tranquila al acudir a los alojamientos» y que, entre otras cosas, plantea la instalación de máquinas de ozono para purificar el aire de las diferentes estancias.

Unos recursos que requieren de grandes inversiones tanto en equipamiento como en tiempo. Es por ello que las asociaciones demandan al Gobierno regional un paquete de ayudas económicas directas para revitalizar el turismo de la comunidad.

Estas se enfocarían en el «mantenimiento de los pequeños negocios rurales de autónomos; la promoción turística de los pueblos, comarcas y naturaleza de la región para atraer al turista más próximo; el desarrollo de los protocolos sanitarios establecidos, y la valorización de las asociaciones turísticas como fuentes de información tanto para los socios como para las administraciones».

A los alojamientos turísticos les toca adaptarse a las restricciones de movilidad, “por eso los destinos locales son la mejor opción como punto de partida en la primera fasey evitar así los largos desplazamientos”. Toledo también alude a «posibles ofertas y descuentos en las reservas para incentivar las pernoctaciones. «Toca prepararse para lo que va a venir porque sigue habiendo mucha incertidumbre y miedo entre la sociedad, aunque un escenario ideal podría plantear una reapertura entre agosto y octubre».

Subir