Semana Santa

Las palabras del obispo en el Domingo de Ramos: «Son días extraños y dolorosos»

La Eucaristía del Domingo de Ramos ha sido presidida en La Rioja por el obispo don Carlos Escribano desde la capilla de las oficinas diocesanas. El obispo de la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño ha tenido unas palabras para los difuntos y enfermos del coronavirus: «Estos días que nos toca vivir son extraños y dolorosos, esta Santa Misa la encomendamos especialmente a todos los difuntos, especialmente a los fallecidos a causa del coronavirus».

«Pedimos por los enfermos, por las familias de unos y otros, damos gracias a todos los que están llevando a cabo una tarea entregada como los sanitarios. Todos ellos iluminan el camino de esta Semana Santa, atípica, compleja, pero en la que Dios también quiere irrumpir para acompañarnos», ha añadido.

El prelado ha afirmado que vamos a vivir una Semana Santa inusual, pero que cada uno está recibiendo una llamada a vivirla como creyente: «Quizá nos debemos formular personalmente una pregunta, ¿cómo quieres vivir tú esta Semana Santa del confinamiento? ¿Cómo te lo has planteado? ¿Qué pasos quieres dar?».

Escribano también ha dedicado unas palabras de ánimo para dejar entrar a Dios en nuestras vidas: «Te animo a que dejes que Dios entre en tu vida. No lo olvides, la puerta es tu fe. Ante el dolor, ante la incertidumbre, Cristo entra en tu casa, Dios irrumpe, déjale entrar».

Subir