El Rioja

A remojo en Lapuebla: lluvia, vino, talo y bolo en el Uztaberri Eguna

Lapuebla de Labarca ha celebrado este sábado una nueva edición de su tradicional ‘Uztaberri Eguna’, una jornada en la que predomina la pasión por el buen vino de Rioja. Entre paraguas, txapelas y saludos -«¡Hombre pelotari!»-, la villa se ha mojado no solo por la lluvia sino también por el vino. Una veintena de bodegas locales han abierto sus puertas a los visitantes para degustar, de primera mano, la última cosecha.

El ‘Uztaberri Eguna’ ha traído consigo un sinfín de actividades, todas ellas estrechamente ligadas al mundo rural y la vitivinicultura. La fiesta ha comenzado con la apertura de varios ‘txokos’, que han ofrecido a los asistentes algunos de sus mejores productos como rosquillas, aceite, olivas, jabón o ‘dulce de arrope’ (postre elaborado a base del mosto de la uva); así como ‘el racimo tren’ y la cata comentada.

La lluvia no ha sido excusa para recorrer la villa. Un grupo de madrileños y canarios ya es la tercera vez que vienen y, aunque tenían una cerveza en la mano, bromeaban diciendo que sólo era el desayuno, que luego venía lo fuerte e irían a por el vino. Una vez recogidos los tickets, copa en mano, se aventurarían a visitar las bodegas sin miedo.

Este año la encargada del pregón ha sido Maribel Salas. «Muchos me conoceréis de la tele pero yo he venido mucho a Lapuebla, que por cierto no tenéis gentilicio, ¿Lapueblenses? ¿Lapueblanos?», bromeaba. La actriz y humorista conocida por programas como ‘Vaya Semanita’ o ‘Allí abajo’ se ha arrancado con una jota dedicada a los allí presentes.

Y no se puede beber sin comer, ¿y qué comemos? Pues el bolo y el talo, que no se tratan de un dúo humorístico sino de dos platos típicos del País Vasco. Según contaba uno de los cocineros del bolo, Benigno Rozas -«Beni para las amigas»-, el bolo se prepara a base de cebolla y ajos pochados, se le añade patata, bacalao seco desmigado, arroz y pimiento molido. Una vez reposado el arroz, se sirve en cazuelitas. «Tenemos para unas cuatrocientas raciones, no sé si les daremos de comer a todos, pero ningún año sobra».

El Talo, como nos cuenta Joseba, que viene todos los años, consta de una torta hecha con harina de maíz amasada con un poco de agua y sal para después pasarla por la plancha y rellenarla al gusto de cada uno: chistorra, bacon y queso, verduras, mixto e incluso, para los golosos, de chocolate. «El talo para el día que hace viene muy bien, con el invierno y este frío entra mejor».

Y así entre vino, talo y bolo han pasado la jornada los visitantes a este ‘Uztaberri Eguna’ de Lapuebla de Labarca. ¡Agur! Y hasta el año que viene.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir