Empresas

Castresana: «Las oportunidades están en el mercado internacional»

José Ignacio Castresana: «Las oportunidades están en el mercado internacional»

José Ignacio Castresana Ruiz-Carrillo (Logroño, 1965) ha cambiado las vistas a la calle Portales por la ribera del río Iregua, frente al barrio de Varea. Desde los grandes ventanales de La Fombera, el consejero de Desarrollo Autonómico otea el horizonte económico de las empresas de la región. Sabedor de los problemas que tiene La Rioja en su tejido industrial, le pide al 2020 que la comunidad «empiece a crecer a la misma velocidad que las regiones españolas más dinámicas».

La idea está clara: cambiar la tendencia, generar nuevas oportunidades, aumentar en empresas, crear empleos y mejorar los salarios. ¿Quién no firma? El ‘problema’ está en conseguir cumplirlo y dar con la receta acertada. Hasta la fecha, asegura que la sensación es de «normalidad» y que en los cajones sólo ha encontrado pequeñas sorpresas relativas al aeropuerto o empresas que necesitan subvenciones.

– ¿Cómo ha sido la llegada al Gobierno de La Rioja? Un Gobierno que ha cambiado, pero que ya conocía.

– Bueno, lo conocía desde fuera. Desde la Universidad he estado trabajando en la planificación estratégica de la Comunidad Autónoma durante quince años años en diferentes orientaciones: estrategia general, I+D o turismo, pero no tiene nada que ver a estar dentro del Gobierno. Cuando llegas, hay cosas que se ven muy distintas. El principal reto ha sido, al llegar, construir un equipo, crear una estructura de Gobierno dentro de la Consejería y buscar la manera de impulsar nuestros proyectos sin dejar de atender las urgencias que venían del resto de la gestión del año.

– ¿Cuál es la situación actual de la empresa riojana?

– Tenemos un PIB per cápita por encima de la media española, pero en los últimos diez años esta diferencia se está reduciendo. Perdemos impulso y somos una de las regiones de España que menos crecen. Es necesario cambiar radicalmente la tendencia. Hay una cierta sensación de parálisis en la economía y por eso es necesario cambiarla, ilusionarla, buscar nuevas oportunidades y lanzar a la industria y a los sectores productivos a conseguirlas.

Esas oportunidades están en el mercado internacional: el grado de internacionalización de la industria riojana es bueno, pero es desigual. Tenemos un conjunto de empresas que lo intentan todos los años y no lo logran. Hay que buscar una forma de que se consoliden. Luego hay un grupo de empresas que sí se están internacionalizando de forma regular y tenemos que ayudarles a encontrar más financiación. Y luego hay unas pocas que ya están muy diversificadas (Europa, América del Norte, Asia) y hay que ayudarlas más.

José Ignacio Castresana | Foto: Amaya Garrido

– ¿Cuáles son los próximos pasos que va a dar la Consejería?

– En los presupuestos de la Consejería hay unas apuestas estratégicas muy claras. Hemos incrementado muchísimo el presupuesto de innovación hasta los siete millones de euros. La otra gran apuesta es la internacionalización y quedaría la reindustrialización, donde hemos aumentado el presupuesto un 216 por ciento (cinco millones de euros). Vamos a doblar el esfuerzo.

– ¿Cómo le explicamos al ciudadano de a pie qué es la reestructuración de la ADER (Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja)?

– Vamos a ser muy cercanos a la realidad de las empresas. Antes de proponer planes de actuación, vamos a monitorizar como mínimo a cien empresas de La Rioja para conocer exactamente el problema que tienen, la situación en la que están y cuáles son sus proyectos de crecimiento. Los planes de subvenciones de la Agencia de Desarrollo deben ser sinérgicos. No vamos a poner planes de internacionalización en el sudeste asiático si las empresas no los tienen. Y no vamos a esperar a que las empresas pidan ayudas sino que, conociendo la realidad de cada empresa, vamos a promoverlas.

José Ignacio Castresana | Foto: Amaya Garrido

La segunda gran diferencia es la flexibilidad: vamos a diseñar planes de subvenciones y los vamos a promover en las empresas. Si son bien acogidos (para ir a Reino Unido, industrialización 4.0, cambiar líneas de producción…) y se usan, usaremos la dotación presupuestaria correspondiente y si no, las cambiaremos por otras.

Otro cambio es que vamos a destinar al desarrollo autonómico todo el presupuesto de ADER. Normalmente hay limitaciones, pero los 31 millones se van a destinar a la promoción económica. Solamente con estas tres actuaciones de cercanía, flexibilidad y eficiencia, esperamos un cambio significativo.

– ¿Por qué ha cambiado de sede a La Fombera?

– Tiene que ver con la razón misma de ser de la Consejería. Se han concentrado todas las palancas de desarrollo de la autonomía: tenemos comercio, industria, turismo, innovación, internacionalización, reindustrialización, universidad, relaciones laborales, Consejo Social, avance digital y tecnología. Queremos coordinar todas para acometer proyectos complejos en colaboración entre todas las direcciones generales. Las TICs permiten trabajar juntos, pero no hay nada que sustituya la interacción personal.

José Ignacio Castresana | Foto: Amaya Garrido

– En cuanto a esa internacionalización, en un contexto internacional convulso, ¿qué puede ofrecer La Rioja?

– El mercado internacional está turbulento. Ya están previstos dos millones de euros para hacer frente al Brexit y los aranceles de Trump. Sabemos lo que necesitan las empresas: de cara al Brexit, necesitan asesoramiento para los trámites que habrá. Hay empresas que insistirán en permanecer en Reino Unido y Estados Unidos porque son el segundo y tercer mercado de las empresas riojanas. Tenemos más fondos que nunca para mantener posiciones en esos mercados. De cara a los aranceles, vamos a buscar la fórmula para que la mitad de sus labores de promoción podamos subvencionarlas. Además, si las empresas diversifican sus mercados internacionales, tendrán una mayor seguridad. Habrá una línea de subvenciones específica dotada con más millones que nunca.

– ¿Algún destino ahora al que atacar? Vino y calzado son los principales sectores.

– Hablaba de la importancia de monitorizar. Para saber qué hacer con los aranceles y el Brexit, hicimos un estudio de campo con 172 empresas en el que una de las preguntas que hacíamos era además de Reino Unido y Estados Unidos a qué mercados se querían dirigir. Ahí aparece China en primer lugar, intensificar las exportaciones dentro de la UE, sudeste asiático y luego otra multitud de destinos: Emiratos Árabes, Argelia, Turquía…

– ¿Cuál es la idea para reindustrializar: atraer empresas o potenciar las que están aquí?

– No vamos a renunciar a ninguna. Conseguir inversión directa es difícil porque están compitiendo los mercados de España y de Europa. Tenemos una oficina en Bruselas y varios sectores prioritarios: gamificación, cyber economy, industria de la automoción… Hay que reindustrializar apoyándonos en las cadenas de valor que están dentro del territorio. Incrementar el número de empresas apoyando la creación de centros logísticos o captando proveedores de empresas que ya están. Y luego está la vía de conseguir que aumente el tamaño de las empresas riojanas: ayudas a la innovación (aumenta un 57 por ciento el presupuesto); si conseguimos modernizar el producto y los procesos productivos, también tendremos proyectos pilotos y empresas 4.0. Y al lograr productos más competitivos, podremos incrementar la producción, las plantillas y los salarios. Creo que habrá mejores resultados por la vía del crecimiento de las empresas que ya están que por la de la inversión directa.

– Hablaba usted de innovación y de colaboración con la Universidad de La Rioja. ¿Están trabajando ya con ellos o los Presupuestos han ocupado demasiado tiempo?

– La Universidad es la gran beneficiada de los Presupuestos de la Consejería de Desarrollo Autonómico. Su presupuesto crece un tres por ciento y, además, va a tener autonomía para poder administrar estos fondos y dedicarlos, por ejemplo, a la mejora de la investigación, cuestiones de personal, de becas internacionales… Vamos a destinar 810.000 euros, así que habrá proyectos conjuntos. La universidad participa en los proyectos de innovación que va a desarrollar la Fundación Riojana para la Innovación (big data, enoturismo, lengua española, semilleros de empresas…) y en todos está.

Vamos a otro aspecto de esta ‘multi consejería’, el turismo. Los últimos datos no son buenos: caída en las visitas, pernoctaciones, turismo internacional… ¿Qué hacemos en esta parcela?

– Las cifras no nos gustan a ninguno, así que nos obliga a cambiar la forma en que la Dirección General de Turismo venía funcionando. Vamos a dedicar siete millones para desarrollar la industria turística, quitando de la Dirección General de Turismo lo que tenga que ver con el patrimonio, con el medio ambiente o con otras cuestiones. El objetivo fundamental va a ser incrementar el número de pernoctaciones. La bandera para atraer turistas tiene que ser las ventajas competitivas claras de la región: enoturismo y gastronomía. Lograr hacer una oferta variada, personalizada, variada y rica.

José Ignacio Castresana | Foto: Amaya Garrido

El Presupuesto está dividido en tres sectores:

Vamos a actuar en la competitividad del sector: proyectos ligados al enoturismo, colaboración con la Organización Mundial del Turismo, con el Ayuntamiento de Logroño o con instituciones interesadas . Que tenga que ver con el enoturismo, con la economía, con los sectores que sean necesarios… Ahí vamos a destinar el veinticinco por ciento del presupuesto.

El otro vector es mejorar el producto turístico que ofrecemos: paquetes adaptados a lo que nuestros clientes buscan. Para ello, tenemos que trabajar con las empresas del sector: hoteles, bodegas, turismo rural…

El tercero es la promoción turística. Tenemos que crear una imagen de La Rioja como región y hay dos millones de euros para esto. Es menos de lo que nos gustaría, pero deberemos seleccionar muy claramente los clientes o grupos de clientes a los que nos tenemos que dirigir. Vamos a seleccionar los mercados en los que creemos que tendremos más éxito y hacer campañas intensivas. Tenemos que tener inteligencia regional y para eso el proyecto de monitorización nos va a dar pistas.

– ¿Tiene claro los mercados a los que se va a dirigir?

– Madrid, País Vasco, Cataluña y la Comunidad Valenciana, que está creciendo en los últimos años de una forma importante. Vamos a hacer promoción y mejorar la conectividad (aeropuerto y ferrocarril). Los mercados internacionales son Alemania, Reino Unido y Corea del Sur, donde La Rioja está últimamente muy de moda.

– Asunto aeropuerto. Se han solicitado los vuelos a Madrid, a nivel de calle se habla de Ryanair… ¿Vamos a tener una línea low-cost aterrizando con turistas o dando salida a destinos europeos o nacionales?

– Por un lado, está el aeropuerto para dar servicio a los riojanos. Entendemos que es una infraestructura muy importante y hay que buscar que se declare obligatoriedad de servicio público para asegurar al menos una conexión regular con Madrid. También es una manera clara de mejorar la conectividad con los destinos más importantes. Nos importa asegurar que los turistas puedan llegar a La Rioja, estamos creando la posibilidad de crear chárters o lanzaderas a aeropuertos cercanos (Bilbao o Zaragoza). Lo avanzaremos cuando tengamos datos más concretos sobre qué turistas vienen, desde dónde vienen y cómo se desplazan hasta aquí.

Comentarios
Subir