La Rioja

La madre de Carolina niega haber matado a su hija

La madre de Carolina asegura que la muerte de la pequeña se debe a «causas naturales»

«Está más bien ausente, es como si no hubiera cometido nada». Así ha expresado el Delegado del Gobierno en La Rioja la actitud de la única detenida por la muerte el pasado lunes de Carolina Corral, la niña de 5 años cuyo cadáver fue hallado en una habitación de un hotel de Logroño.

José Ignacio Pérez ha revelado que la madre de la pequeña «niega haber cometido un acto delictivo; viene a decir que su hija ha muerto por causas naturales, sin dar a entender en ningún caso que es autora de los hechos». Todo ello, a pesar de que la Policía aún no ha podido tomarle declaración debido a las circunstancias en que se encuentra la mujer, ingresada bajo arresto en la unidad de Psiquiatría del Hospital San Pedro de Logroño.

El delegado del Gobierno ha indicado que «no hay ninguna novedad» respecto al ‘Caso Carolina’, toda vez que la autopsia de la menor está pendiente de unos resultados más concluyentes (se conocerán en tres semanas) y que no se ha producido la declaración de la madre. A este último respecto, este jueves concluye el plazo de 72 horas fijado por la Ley, si bien Pérez ha detallado que «cabe la posibilidad de que, si el juez y los investigadores lo entendieran necesario, se amplíe».

Hasta que eso se produzca, su actitud sigue siendo «evasiva, poco colaborativa, y no hay declaración alguna que pueda sostener indicios en virtud de su palabra».

No consta su tratamiento psiquiátrico

En relación a algunas informaciones publicadas que apuntan a que la única detenida por el ‘Caso Carolina’ llevase más de un año en tratamiento psiquiátrico, la consejera de Servicios Sociales del Gobierno de La Rioja ha detallado que «no tengo constancia de ello». Ana Santos ha indicado que es algo que «sabrán los médicos que la pudieran atender, pero siempre desde el ámbito de una información reservada».

«En caso de que estuviera sometida a un tratamiento psiquiátrico debería conocerlo la judicatura para tomar alguna medida», ha señalado el Delegado del Gobierno, matizando que «pudiera ser que no lo estuviera o que, en el caso de tener tratamiento, que no lo comunicara». El único precedente de asistencia psicológica que consta en la Consejería de Servicios Sociales se refiere a «una consulta hace años, en el momento de la separación» del padre de la menor.

Tampoco tiene constancia la Administración de una posible enfermedad previa de la niña: «Los investigadores apuntan que la madre dio a entender que en algún momento trasladó a su entorno más cercano de Haro que la niña estaba enferma, pero no nos consta con seriedad que ese dato sea cierto».

Cartas y denuncias

Otro de los aspectos abordados por el delegado del Gobierno en su intervención de este miércoles ha sido el contenido de las cartas entregadas a la Guardia Civil, en las que la madre y la abuela de Carolina revelaban sus intenciones suicidas: «El único hecho es que narran su voluntad de quitarse la vida. Se podían considerar otros ámbitos en relación a la niña, pero no directamente incriminatorias sobre que pudieran hacerle daño». «De una lectura general no se puede desprender en ningún caso que fueran a cometer un acto delictivo contra la niña», ha añadido José Ignacio Pérez.

Las misivas aluden también a «un proceso de separación que la mujer no admite». «Para una madre, que el padre tenga la custodia completa es algo que no se supera y las cartas también pueden trasladar todo ese drama conyugal», ha señalado Pérez Sáenz.

El delegado del Gobierno ha detallado, asimismo, que un hermano de la madre de Carolina acudió al Puesto de la Guardia Civil de Haro para advertir de su desaparición: «Hubo una presencia inmediatamente previa a la del padre, pero solo comunicó su ausencia, sin presenciar denuncia formal».

Comentarios
Subir