Cultura y Sociedad

‘Reencuentros’ entre el Logroño y el Bilbao más contemporáneos

Un mar de esculturas contemporáneas emergentes en la Plaza de Abastos

Daniel Llaría, uno de los artistas riojanos participantes en la muestra

Entre las columnas, los techos de vértigo y las llamativas vidrieras, la Sala B del Mercado de Abastos de Logroño se inunda desde este viernes, y hasta el 17 de enero, de un mar de esculturas contemporáneas emergentes que combinan las formas, las texturas y los colores con materiales y objetos de cualquier índole. ‘Reencuentros’ es el título de esta muestra expositiva que se enmarca dentro del festival Actual 2020 y que aglutina las obras de ocho artistas riojanos y vascos unidos por una formación académica en la Facultad de Bellas Artes de Bilbao.

Bum Bum Studio, un estudio multidisciplinar especializado en dirección de arte, gestión cultural y curaduría asentado en Logroño, es el precursor de esta iniciativa que busca «crear un punto de reflexión que actúe como santuario donde detenerse a observar este escaparate de cultura contemporánea creado ex profeso para el festival», señala uno de sus miembros, Carlos Ramírez. Para entender mejor el trasfondo de las obras de estos artistas es «sumergiese en ellas, en sus colores, en sus texturas y formas», insiste su compañero Javier Triviño.

Javier Triviño (derecha) y Carlos Ramírez (izquierda), momentos antes a la inauguración de la muestra.

Uno de los artistas riojanos es Daniel Llaría, un amante del festival más madrugador del año y que previamente ya ha expuesto otras obras en escenarios logroñeses: «Es una exposición bastante significativa por ser en Actual, pero también por ser en mi ciudad, por conocer a comisarios jóvenes que están trabajando en Logroño y por encontrarme con amigas escultoras con las que me he formado y he crecido». Llaría recalca que «el gran reto del arte contemporáneo es salir del caparazón» y qué mejor forma de hacerlo que ubicándose en un lugar de paso » tan simbólico» como es el Mercado de Abastos.

A través de su única obra presente en la muestra, ‘Hazte Rico Nº 5’, el escultor quiere plasmar la cuestión de clases, la cultura del trabajo y la progresión generacional que esto está teniendo, todo a través de una serie de tejidos procedentes de indumentarias de trabajo, como buzos y batas, entrelazados con encofrados de cemento que juntos conforman una especie de ‘muro’ elevado en una de sus creaciones «más grandes e icónicas».

«Con un título un poco cínico se refleja la idea de cómo las clases más obreras quieren convertirse en la clase dominante, apropiándose del imaginario de los ricos sin serlo. Es un comentario irónico porque me estoy apropiando de la estética del obrero», manifiesta Llaría. Mientras, la idea de diseñar un muro «es porque representa algo muy patente que se para y se impone, bloquea el paso, con la idea de construir una red entre los tejidos para perder así la forma humana, sostenida gracias a la unión entre estas telas, simulando la unión de la clase obrera».

El artista Llaría tras su escultura ‘Hazte rico Nº 5’.

Haciendo un recorrido por la sala, las esculturas de cemento y caucho de Blanca Ortiga llaman la atención. «Me he interesado por trabajar las cualidades de los materiales, con su masa, su resisntecia y su flexibilidad, poniéndolas en relación y forzando un poco al límite», explica la artista riojana sobre una de sus obras expuestas donde la resistencia del caucho sostiene la masa del cemento.

«La escultura contemporánea no tiende a significar nada en concreto sino que tiene que ver más con la experiencia estética y con trabajar acerca de algo», reivindica. Algo que parece ha sabido captar Actual en los últimos años ya que «antes se centraba más en la música pero es interesante para la cultura riojana que se vaya abriendo hacia otras manifestaciones artísticas, tal como ha hecho con la incorporación de la escena contemporánea».

Blanca Ortiga posando junto a su obra.

Entre las artistas procedentes del País Vasco se encuentra Sahatsa Jauregi, que desde 2007 asegura que ha estado perfeccionando su técnica en la escultura. En esta muestra, ha optado por materiales recabados de diversos mercadillos o bazares, como puede ser prendas de ropa, y que «viendo sus formas y las posibilidades que pueden ofrecer, se crea un cuerpo o una estructura». La bilbaína recalca que «el arte contemporáneo parece que está condenado a ser visto solo por gente a quien le interesa esta expresión artística, pero debe cambiar».

La artista bilbaína Sahatsa Jauregi.

Elena Aitzkoa es otra de las escultoras participantes en ‘Reencuentros’, primeriza en el mundo de las muestras expositivas, que trabaja mediante telas sumergidas en escayola con pigmento que luego se endurecen. Sin una idea preestablecida, Aitzkoa practica con varias esculturas a la vez, trabajando de forma espontánea, y «ese propio hacer despierta unas sensaciones y recuerdos que se plasman en la escultura para decidir después la siguiente creación». En esas «sesiones muy performativas», la artista está muy predispuesta a ir cambiando según va construyendo, rompiendo las piezas y elaborando con esos trozos nuevas creaciones.

Elena Aitzkoa, junto a su obra de escayola pigmentada.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir