La Rioja

El mensaje de un camarero en la calle Laurel: «No seas gilipollas»

El vermú de Nochebuena es uno de esos momentos que las cuadrillas de amigos, los familiares que se reencuentran antes de la cena y los compañeros de trabajo aprovechan para tomar la calle. Unos más, otros menos. Los bares son ese lugar de peregrinación al que acudir antes de la cena. Y para que miles de personas puedan disfrutar entre vinos, pinchos, cervezas y lo que se tercie, tiene que haber otra gente detrás de la barra. Los conoces bien. Son los camareros. Y a veces, pasan desapercibidos entre tanto abrazo y algarabía.

Un camarero de la calle Laurel, el lugar más conocido (seguramente también frecuentado) de La Rioja, ha hecho una pequeña reflexión para estos días, aunque se puede extender al resto del año. José Urbaneja, trabajador en el Pata Negra (¡ay ese bocatita de jamón!), ha lanzado un pequeño mensaje en las redes sociales para que los clientes se acuerden de que al otro lado también hay personas con sus familiares, preocupaciones, enfados y alegrías.

«Hoy hay personas trabajando para que lo pases en grande, para que a la Navidad no le falte un buen vino, un precioso regalo o la seguridad de que alguien cuidará de ti. Pórtate bien, sé amable, agradece que en un día como hoy estemos para servirte, no seas gilipollas», señalaba este día de Nochebuena, provocando numerosas interacciones de acuerdo a su certero mensaje.

El pasado domingo también recogíamos en NueveCuatroUno la reflexión del propietario del bar Stereo, un clásico de los bares de copas en el corazón nocturno de Logroño, quien dejaba claro que no va a tolerar ciertos comportamientos en su establecimiento: «El dinero de los imbéciles nos importa bastante poco».

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir