La Rioja

Espíritu navideño o algo más en el Pleno de Calahorra

La Navidad consigue cosas extrañas. Los cuñados se hablan, los compañeros de trabajo brindan juntos y los políticos… los políticos también hacen cosas cuanto menos inusuales. El último Pleno del año lo demostró. No se llegó a celebrar con vino posterior como se hacía antaño, pero estuvo a puntito.

Los primeros puntos fueron quizás en los que más confrontación hubo. Se votaba la modificación de crédito para resolver una situación contable del 2017. «Un problema heredado», calificaba Pilar Bazo, concejal de Hacienda. Óscar Eguizábal (PP) fue el encargado de defender el asunto. «Usted lleva seis meses ya en el puesto. Póngase a trabajar de una puñetera vez y no achaque todo a las herencias», le dijo a la edil socialista asegurando que el problema se podría haber solucionado de otra forma.

«Es una medida soberbia y arriesgada que tendrá repercusiones en el próximo ejercicio. Es usted una manirrota», le achacó. «Se han querido gastar todo en la calle Eras, que no se empezará mínimo hasta abril y han dejado otros asuntos sin realizar como el del punto limpio». Ante la acusación, Bazo explicó que «el punto limpio no tenía una dotación suficiente. Ustedes sabían que costaba 393.000 euros y habían presupuestado menos de la mitad. Así era imposible». «La herencia que les hemos dejado son unas cuentas saneadas, a ver cuánto le cuesta dilapidarla», dejó caer en el último turno Eguizábal. El punto fue aprobado con los votos a favor de Izquierda Unida y PSOE, las abstenciones de Ciudadanos y VOX y la negativa del PP.

Después tres puntos votados por unanimidad, eso del espíritu navideño empezaba a hacer mella hasta que se llegó hablar de las Jornadas de la Verdura. El PP llevaba una moción para instar al gobierno a presentar en marzo la Declaración de Interés de Bien Turístico Nacional. Mónica Arcéiz explicó que mucho de lo que hace falta ya está hecho. pero que hay que seguir trabajando en ello. Parecían estar todos de acuerdo en que era un punto importante para la ciudad hasta que Esteban Martínez, concejal de Cultura, tomó la palabra.

«Presupone falta de trabajo en nosotros y lo que tiene usted es falta de información», dijo. Y así explicó que en julio de este año cambió la normativa y hay varios puntos que imposibilitan presentar la petición este año. «Uno de ellos es que se nos pide tener una web de las Jornadas en dos idiomas y que tenga una antigüedad de más de un año. Si usted la hubiese hecho el año pasado podríamos presentarnos, pero no es así», detalló.

Además comentó que hacen falta veinte inserciones certificadas por los medios de ámbito nacional y «certificadas tenemos dos». «Nos dejó desde 2015 con 108 inserciones de las que dos están certificadas, siete es seguro que conseguiremos certificar, 39 son dudosas de posible certificación y el resto no son certificables. Así que hay que seguir trabajando, pero como pide usted no podrá ser para marzo de este año», añadió.

«Además nos piden repercusión en las redes sociales del ayuntamiento y si no recuerda mal ustedes hicieron un borrado de ellas que supuso, visto lo visto, un flaco favor para la ciudad», terminó. «Usted me flipa, todo es culpa del PP, que yo sepa las redes sociales del ayuntamiento siguen activas, yo las sigo», le espetó Arceiz, que se encontró con la moción rechazada por el voto en contra del PSOE y la abstención de Izquierda Unida, un voto que sorprendió a propios y extraños.

Los votos extraños

Y tanto extrañó que el PP le pagó a Moreno con la misma moneda en su moción. Abstención por abstención. Con la diferencia de que a Moreno el PSOE le votó a favor y sacó adelante su propuesta de mejorar el paseo del Mercadal. Todo muy raro. PSOE e Izquierda Unida votando en la misma dirección todos y cada uno de los puntos del Pleno. ¿Espíritu navideño? Resulta cuanto menos sospechoso.

La última moción llegaba de VOX. El objeto era la publicidad y transparencia de los ingresos de los grupos municipales. Pero además pedía que se fiscalizasen también los de los últimos cuatro años. El PSOE presentó una transaccional para crear una normativa para dar publicidad y transparencia en los próximos cuatro años, pero Maite Arnedo se negó.

«Es dinero de los ciudadanos y deben saber en qué se ha gastado», verbalizó la edil de VOX. «No, usted lo que quiere es hacer el espectáculo porque si quisiera que se llevase a cabo la medida aceptaría nuestra propuesta, no tiene sentido pedir lo que pide cuando hay grupos municipales que ya no están en el consistorio». Una propuesta, la del PSOE, en la que también estaba de acuerdo el PP y una moción que los dos grupos mayoritarios votaron en contra.  

También hubo contestación por parte de Izquierda Unida: «Sean coherentes, señores de VOX, aquí pide transparencia y Rocío Monasterio no ha querido presentar su relación de bienes en Madrid, sean coherentes». «Ese dinero es para hacer política, cuando quiera le enseñamos a hacerla y a conseguir diez concejales», le dijo Esteban Martínez. «Ustedes han conseguido los diez concejales por los veinticuatro años de hartazgo de la ciudadanía contra el PP», contestó Arnedo. A lo que Martínez Portillo contestó en el turno de ruegos y preguntas: «No se preocupe tanto por el hartazgo de los ciudadanos con el PP y preocúpese más de que no se harten de usted en estos cuatro años».

Portillo aprovechó para desear Feliz Navidad a todos los compañeros y Garrido incluso les invitó a tomarse un vino juntos a la salida. Cada uno se fue por su lado, aprovechando que se salió pronto del Salón de Plenos. La Navidad provoca situaciones extrañas… pero no para tanto.

Comentarios
Subir