La Rioja

El homenaje a la Guardia Civil y las víctimas del terrorismo congrega a 250 personas en Calahorra

En torno a 250 personas (según Policía Local y Guardia Civil) de Calahorra se han concentrado en un homenaje a las víctimas del terrorismo y de la Guardia Civil. La convocatoria había nacido a raíz de la última manifestación convocada por Hegoalde en Calahorra. Un ciudadano particular decidió hacer un reconocimiento «apolítico» al que poco a poco se fueron sumando diferentes formaciones.

PP y Ciudadanos confirmaron su asistencia. De Ciudadanos los concejales de la ciudad y Maite Pagazaurtundua; del PP, una importante delegación entre los que se han incluido dirigentes locales y regionales (José Ignacio Ceniceros, Diego Bengoa, José Ángel Garrido) y nacionales (Cuca Gamarra, Ana Lourdes González, Beatriz Fanjul, Carlos Yécora)…

La marcha, que tenía previsto comenzar a las once de la mañana, lo ha hecho algo más tarde. Cuca Gamarra por parte del PP y Maite Pagazaurtundúa de Ciudadanos, además de José María Munilla, como convocante de la manifestación, han hecho declaraciones antes del inicio de una marcha silenciosa que ha llegado hasta el monolito en honor a las Víctimas del Terrorismo en la Era Alta.

Gamarra, por ejemplo, ha denunciado «la indignidad política de Pedro Sánchez, que está llevando al PSOE a sentarse con Bildu, que tiene en sus filas a personas condenadas por terrorismo».

Allí se han leído dos manifiestos. El primero ha corrido a cargo de Charo Cadarso, víctima del terrorismo y vecina de Calahorra. Ella mejor que nadie ha congregado en sí misma las dos partes de este homenaje. Nieta e hija de Guardia Civil y víctima del terrorismo por partida doble: el secuestro de su marido y el asesinato de su padre: Luis Cadarso.

La calagurritana de adopción ha recordado cómo tuvo que abandonar el País Vasco para encontrar en Calahorra el «anonimato» y cómo luego una de sus hijas estuvo a punto de sufrir en sus propias carnes el primer atentado de ETA en Calahorra. «Ella estaba haciendo los deberes con la hija del capitán en el cuartel y gracias a la impaciencia de sus edades salieron a esperarle, los que les libró de morir aplastadas por las paredes y muro de la habitación donde habían estado segundos antes», ha relatado.

La marcha tenía previsto acudir hasta el cuartel de la Guardia Civil pero ellos mismos han pedido a la organización no hacerlo para evitar así cortar calles y tráfico. Así que en el mismo lugar se ha leído el manifiesto en homenaje al Cuerpo.

Comentarios
Subir