Gastronomía

Los mazapanes ‘riojanos’ que alimentan la Navidad del sur de España

La Logroñesa, fundada por un emigrante camerano hace 66 años, elabora mazapanes de Soto para todo el sur peninsular

Bandeja de mazapanes, con Montoro (Córdoba) al fondo. | FOTO: La Logroñesa.

Cualquiera que haya trasladado su proyecto de vida a una región distinta a la de su crianza sabe que la memoria sensorial es la principal ‘toma de tierra’ con sus orígenes. Y de todos los sentidos, ninguno como el sabor ancla el espíritu a nuestro lugar de procedencia, por su mágica capacidad de teletransporte con un solo bocado.

Así lo entendió hace más de medio siglo Vicente Torre Campo, cuando se trasladó con su familia desde Soto a Montoro (Córdoba). En su equipaje no cabían el tañer de las campanas de la iglesia de San Esteban, los bosques cameranos ni los meandros del río Leza. Pero sí una receta apuntada en un papel que ni siquiera necesitaba ojear porque la fórmula ya estaba grabada en su memoria.

Vicente Torre, elaborando mazapanes en Montoro. | FOTO: La Logroñesa.

Sin saberlo, Vicente Torre y Pepita, su esposa, estaban germinando la Navidad de Soto en todo el terreno que abarca «de Despeñaperros para abajo» cuando dieron a probar a los montoreños los mazapanes típicos de su pueblo, elaborados con una mezcla de almendra triturada y jarabe de azúcar cocido en agua, aliñada con un toque de esencia de limón. Es fácil imaginar la sorpresa en el rostro de sus nuevos vecinos cuando le hincaron el diente a un bocado mucho más jugoso y tierno que el mazapán tradicional. Y, claro, las peticiones se les fueron acumulando de tal manera que este matrimonio de emigrantes riojanos no tuvo más remedio que abrir tres años después (en 1953) su propio obrador para atender la demanda: La Logroñesa.

Ahora, más de 60 años después de aquella ‘primera piedra’, la tercera generación familiar ‘coloca’ en torno a doscientas toneladas de mazapán de Soto en media España. «Aunque la mayor parte de nuestra distribución se concentra en la mitad sur de nuestro país (Andalucía, La Mancha, Extremadura, la zona de Levante), también llegamos en menor medida a zonas como Madrid, Castilla León, Cataluña, Melilla o Canarias».

La fábrica de mazapanes de Montoro, en la actualidad. | FOTO: La Logroñesa.

Los hermanos Carlos (director comercial) y Vicente (gerente y director financiero) llevan el timón de una nave que nunca ha perdido de vista el puerto: «Nuestro maestro de obrador, junto con su mujer (también familiar directa) y uno de sus hijos se desplazan anualmente desde Villamediana de Iregua para reforzar esta fase de producción». En ella, tan solo actúan el maestro, su hijo y dos hermanos pertenecientes a la tercera generación familiar: «Mantenemos inalterable nuestra fórmula maestra desde 1953 para preservar que nuestro producto sea tan artesano y exclusivo».

Y así es como la Navidad ‘riojana’ emigra a los hogares de media España encerrada en el sabor de La Logroñesa. Felices fiestas ¡y olé!

Comentarios
Subir