Deportes

Circuito La Rioja Adopta: una ‘animalada’ de labor

Modalidades de todos los colores han ido llenado la amplísima oferta de carreras disponible dentro y fuera de los bordes riojanos. Para muestra, un dato: solo 17 corredores tomaron parte en la San Silvestre Logroñesa 2008 y en la que se celebrará el próximo día 31 se contarán por miles, muchos miles. Pocas cosas han crecido que han crecido tanto en tan poco tiempo, si acaso los ‘followers’ y cuenta corriente de Kim Kardashian.

Sin embargo, si un fenómeno en auge se le puede comparar en la última década es la masiva inclusión de animales domésticos en nuestras vidas. Por expresarlo así. Porque muchos de nosotros casi nos sentimos ofendidos de que los llamen de esa manera. Son hermano, amigo, confidente, compañero de juegos. ¿Y de carreras? En vista del meteórico crecimiento de ambos conceptos, animales de compañía y población corredora; era cuestión de tiempo que el ‘canicross’ explotara.

Con estos mimbres e impulsado por Eduardo Justa, un conocido activista y policía en pro de los derechos de los animales; arrancó en otoño de 2013 un circuito de pruebas de estas características. Así comenzó lo que hoy se llama ‘Liga La Rioja Adopta’, que trata de conjugar esta actividad recreativa y pasar un buen rato entre risas, jadeos y ladridos. La acogida de este torneo ha sido un éxito, con una subida constante en la participación año tras año y una notable aceptación entre las mujeres (40% del total). Sin embargo, en el horizonte han aparecido otras cuestiones que rebasan lo lúdico.

Un formato ameno para visibilizar un gran problema

«El montaje de la estructura del Circuito es complejísimo», explica Justa. En la confección de los recorridos (de 8 kilómetros como máximo) se vigilan detalles como un porcentaje máximo de asfalto y que la temperatura máxima nunca supere los 21 grados: «Para garantizar que ningún animal se sobreesfuerza los veterinarios chequean, sin excepción, a todos los perros que toman parte en las pruebas y exigimos varias vacunas así como un certificado anual a aquellos que superan los 10 años. Su bienestar es lo primero».

Todo ello dispara el coste económico de estos eventos a niveles estratosféricos, algo que han tratado de mitigar con una legión de patrocinadores, más de treinta entre empresas, colaboradores y la impagable labor de su ejército de voluntarios. Desde su inicio, la competición ha estado impregnada de un cariz reivindicativo. «Quisimos que una de las primeras pruebas, se celebrase en Arnedo, porque es el lugar donde más perros se abandonaban en La Rioja según la estadísticas de aquél momento, la friolera de un 10% de los registrados», explica Justa.

Así, con la «excusa» de presentar el Circuito, Eduardo Justa ha comenzado una gira que le ha llevado a dar más de 80 charlas a 5000 niños de toda La Rioja, de cuyo resultado se complace: «La gente se ha sorprendido con los datos que les hemos contado, desconocidos para gran parte de la población, responsables públicos incluidos». Los datos no dejan lugar a la duda: cada año se matan 3300 perros en La Rioja.

«En los pueblos todavía es costumbre no castrar a los animales, creando superpoblación y el consecuente abandono, dado que los dueños no quieren hacerse cargo de los cachorros, pero no son conscientes de su destino. Llaman a funcionarios que se hacen cargo de ellos pero los matan a los pocos días», explica el organizador. En ese sentido, La Rioja lidera el ‘ranking negro’, ostentando el mayor índice de abandonos por habitante de todo el país, el triple de la media nacional.

Esperanzas para una solución

Para Justa, una de las soluciones sería que los animales comenzasen a costar más dinero a sus propietarios. «Pongo un ejemplo que suena frío; pero si a cada uno de nosotros nos regalasen un Ferrari cuándo lo deseáramos, probablemente no le haríamos el mantenimiento ni le cambiaríamos las ruedas, porque al ser gratis siempre tendríamos otro esperando en la puerta. Con los perros pasa algo similar, son demasiados sencillos de conseguir y abandonarlos sale muy barato. El chip, y una prueba de ADN canino sería lo mínimo exigible, por ley. Es una pequeña inversión, que obligaría a un mínimo compromiso con el can y le protegería del que puede ser su peor enemigo, su propietario».

Afortunadamente algo está cambiando. «La Rioja ha sido la primera Comunidad que ha organizado cursos de formación a sus policías para vigilar conductas de maltrato animal y abandono», un hecho que se antoja crucial para mejorar la protección del mejor aliado del ser humano. En tanto eso ocurre, Eduardo Justa y el Circuito La Rioja Adopta seguirán desempeñando una labor divulgativa fundamental en la mejora de sus condiciones, que repercutirá en toda la sociedad. Y es que como dijo Gandhi, “Una nación, una civilización, puede juzgarse por la forma en que trata a sus animales”.

Comentarios
Subir