Google Fonts

400: Too many fonts requested for Internet Explorer

Please request fewer web fonts for Internet Explorer or only the fonts which are used on this page. Older versions of Internet Explorer block and download ALL requested web fonts, whether they are used or not.

Requested (8) web fonts: Family{name=Montserrat, foundry=Google, namespace=api, version=v15} (style: normal, weight: 400),Family{name=Open Sans, foundry=Google, namespace=api, version=v18} (style: normal, weight: 800),Family{name=Oswald, foundry=Google, namespace=api, version=v35} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Playfair Display, foundry=Google, namespace=api, version=v21} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Quicksand, foundry=Google, namespace=api, version=v21} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Raleway, foundry=Google, namespace=api, version=v18} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Roboto Slab, foundry=Google, namespace=api, version=v12} (style: normal, weight: 400, {wght=400.0}),Family{name=Work Sans, foundry=Google, namespace=api, version=v8} (style: normal, weight: 400, {wght=900.0})

For reference, see the Google Fonts API documentation.

Educación

Una «jornada integradora» en Jesuitas: ni continua ni partida

Director de Educación Infantil y Primaria, Rubén Pérez

Siendo de los pocos centros escolares que todavía mantiene la jornada partida, el colegio Sagrado Corazón de Logroño (Jesuitas) se adentra en el proceso de transformación para promover un modelo continuo, pero «no estricto», ya que desde la dirección defienden una «jornada integradora» que permita satisfacer las diferentes necesidades del mayor número de familias.

De esta forma, el horario lectivo pasaría a ser de 9 a 14:30 horas, mientras que los alumnos podrían quedarse hasta las 17 h tanto en el comedor o en las actividades lúdicas organizadas, sin coste adicional. «El horario no variaría respecto al actual, sino que sería más flexible para favorecer la pluralidad de las familias», explica el director del cetro en Educación Infantil y Primaria, Rubén Pérez.

Sin embargo, la comunidad educativa debe saber que nada es definitivo. Desde que este martes el Consejo Escolar diera el visto bueno a la iniciación del proceso, hay un plazo de unos diez días para que la Educación apruebe el proyecto de Jornada Escolar antes de llegar el turno de la votación para los padres y docentes.

Aunque la última palabra la sigue teniendo el Consejo. Un proceso, por tanto, que no culminará hasta febrero, fecha en la que se conocerá el resultado final y se presentará ante la Consejería. Para que el centro se acoja a la jornada continua a partir del próximo curso 2020-2021 será necesario conseguir al menos un 60 por ciento o más de los votos a favor.

Puntos positivos

Este cambio de modelo llega en un momento en el que «la ciudad evoluciona hacia unas actividades que se aglutinan mayormente en un horario de tarde, como son el conservatorio, las academias o los deportes, servicios a lo que los padres no se podían acoger», señala el director.

Además, «muchas de las salidas escolares estaban enfocadas a una jornada continua, como actuaciones teatrales o excursiones, por lo que, en algunos casos, el centro tenía que suspenderlas», añade Pérez. Por estos motivos, la dirección considera que esta opción «integra muy bien todas las demandas de la mayoría de familias y profesores».

Los responsables del centro defienden su propuesta como «una mezcla de los aspectos positivos de ambos modelos que intenta reducir al mínimo las desventajas de cada uno, porque ni la jornada partida ni la continua son perfectas», apunta el director. El colegio pondrá en conocimiento de toda la comunidad educativa la explicación completa del proyecto para «resolver cualquier tipo de duda y permitir votar con la suficiente información».

Cambio metodológico en las aulas 

Jesuitas afronta también un cambio metodológico en sus aulas desde que hace unos seis años el director general del centro, Juan Carlos Marañón, les propusiera «soñar» en un nuevo modelo de enseñanza futuro. Con la colaboración de un grupo de la Universidad de Deusto experto en innovación, el centro estableció unas líneas de cambio para implantar esas nuevas metodologías.

«Se trata de concebir al profesor no como un mero transmisor de información, sino como alguien que también acompaña y apoya a que esos conocimientos se asimilen», indica Pérez. Además, con ese «modelo de enseñanza abierto», el centro apuesta por unos espacios también abiertos donde se eduque.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir