La Rioja

El rey de la almendra en La Rioja Baja: detenido tras robar 12 toneladas

La Guardia Civil ha detenido a un varón de 48 años, de nacionalidad española y vecino de Calahorra, como presunto autor de un delito de hurto continuado en el campo. La operación ‘Marcona’ se inició el pasado mes de septiembre en Arnedo, al objeto de identificar, localizar y detener al autor de una oleada de robos de cientos de kilos de almendras cometidos en fincas agrícolas de Aldeanueva, Arnedo, Autol, Bergasa y Quel, llegando a generar estas acciones alarma y malestar entre los agricultores.

El arrestado no figura dado de alta en el régimen agrario y no posee fincas rústicas de almendros en propiedad o alquiler. De igual manera tampoco se halla inscrito en los Registros de Explotaciones Agrarias (R.E.A) y de Política Agrícola Común (P.A.C.), ambos organismos dependientes del Gobierno de La Rioja.

Durante la realización de las inspecciones técnico oculares en los lugares de los hurtos, los agentes constataron que el autor/es conocían a la perfección los caminos de acceso a las fincas en las que se llevaban a cabo los hechos, coincidiendo en todos ellos un mismo patrón o modus operandi, que no era otro, que el de la utilización de un tractor con paraguas vibrador para sustraer la mayor cantidad de almendra posible.

La investigación ha determinado que el ahora detenido alquiló un tractor en una localidad de Navarra, al que le acopló un paraguas vibrador de su propiedad para acceder a las fincas agrícolas afectadas y sustraer las almendras. Durante los 54 días que tuvo el tractor en su poder, le llegó a realizar un total 383 horas de trabajo, principalmente en horario nocturno para evitar ser detectado por las patrullas de Guardia Civil y agricultores, hecho este último que no llegó a conseguir.

Se ha podido constatar que el detenido vendió un total de 11.026 kilos de almendras de procedencia ilícita, pagándole por ello los responsables del almacén adquiriente un importe de 13.980,24€. Su detención se llevó a cabo en el momento que se dirigía a vender otros 1.000 kilos de almendras de las que tampoco pudo demostrar su licita procedencia, por lo que le fueron intervenidas y depositadas en una cooperativa almendrera a disposición de la autoridad judicial.

Esta persona tras acogerse a su derecho constitucional de no prestar declaración ante los instructores fue puesta a disposición de la autoridad judicial.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir