La Rioja

Alfredo Villar: «Aunque el veganismo esté de moda, el cerdo siempre va a estar ahí»

La granja Alvima Porcino, de nuevo a por los premios Porc D’Or 2019

Foto: Consejería de Agricultura

Nominado por cuarto año consecutivo, el equipo de la explotación ganadera Alvima Porcino S.L., ubicada en Alesanco, aspira de nuevo a llevarse el premio nacional Porc D’Or 2019 a las categorías ‘Tasa de partos’ y ‘Longevidad’. Aunque habrá que esperar hasta el 29 de noviembre para conocer a los verdaderos galardonados de la XXVI edición de este certamen organizado por el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA) de Cataluña.

Sin embargo, para Alfredo Villar, uno de los gerentes de esta granja porcina, esta condecoración otorga ilusión pero «no deja de ser algo simbólico, nada muy relevante, porque lo realmente importante es conseguir que estas granjas sean rentables económicamente». Con estas palabras, Villar reconoce que la labor del día a día es demasiado pesada, en concreto, por la variedad de cerdas con la que trabajan actualmente.

«La genética danesa es muy complicada. Ofrece mayores niveles de producción pero su calidad es menor porque se crean más débiles y hay que prestarles más atención y cuidados, alimentándoles con piensos especiales», señala el dueño.

Es por ello por lo que, actualmente, están probando la efectividad de otra genética que produce menos pero permite que las crías crezcan más fuertes, sin dañar tanto a la madre. Pero «la realidad es que ni la cerda se adapta a la granja ni los trabajadores se adaptan a ella». Además, «la tarea más complicada es durante el paritorio, porque con cada cerda estamos unas 24 horas y luego hay que vigilar con atención que se haya quedado limpia por dentro», apunta.

A pesar del trabajo que hay detrás, Alvima Porcino goza de tener la máxima producción de lechones para engorde de toda la región, aunque es una granja mixta donde además de engordar, las cerdas paren y las crías son cuidadas hasta que salen a engordar. La Rioja cuenta con 20 explotaciones similares a esta (con cerdas madre y plazas de cebo), mientras que son 89 cebaderos propiamente dichos los que existen en la región, mayoritariamente en la zona oriental.

El conjunto de la producción porcina representa el 25,6 por ciento de la Producción Total Ganadera de La Rioja, ocupando el segundo lugar tras la carne de aves, que supone el 31 por ciento. Así, el futuro de las pequeñas explotaciones porcinas, como Alvima Porcino, «no es muy próspero porque con el tiempo las grandes industrias cárnicas van a acabar comiéndose el negocio, van a por el volumen», señala su gerente.

«Al final somos más débiles que ellas y acabaremos trabajando a sus órdenes. Una cosa está clara, y es que sea en las manos de quien sea, aquí no va a faltar trabajo», añade. Sin embargo, a nivel estatal, la industria porcina no está del todo mal gracias a la peste porcina africana que acecha en el este de Europa y Asia, provocando que la exportación española a países como Rumanía, Hungría, Polonia, Bulgaria o China se vea enormemente beneficiada. En concreto, para finales de 2019, se espera que las exportaciones de carne de cerdo de la UE estén un doce por ciento por encima del año pasado.

«Aunque las nuevas tendencias alimentarias, como el veganismo o vegetarianismo, estén de moda, el cerdo siempre va a estar ahí, sobre todo en los países con mayor poder adquisitivo», recalca Villar tras reivindicar el negocio familiar que montó su abuelo, primeramente, con ganadería ovina y que luego su padre industrializó a partir de 1976 con la porcina.

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir