La Rioja

Los huesos de santo y los buñuelos siguen reinando en Todos los Santos

Huesos de santo y buñuelos siguen reinando en Todos los Santos

El Día de Todos los Santos es festivo en todo el país. Es un día que, por tradición, se suele pasar en familia, aprovechando así la reunión para llevar flores a los familiares difuntos, comer y pasar una jornada especial.

En España es típico celebrar las fiestas con un postre representativo. En Navidad el turrón, los mazapanes y polvorones inundan las mesas, además del Roscón de Reyes; en Semana Santa, las torrijas, los pestiños o los buñuelos y en la festividad de Todos los Santos, los huesos de santo y los buñuelos de viento.

Vega Iturbe, desde la pastelería Iturbe de Logroño, reconoce que se venden, sobre todo, los buñuelos de crema y nata. «Aquí la gente no pierde las costumbres y el Día de Todos Los Santos es una jornada en la que las familias se juntan para acompañar a los difuntos y después comer. Es más, los jóvenes que se incorporan a esta tradición de reunirse, siguen celebrándolo con estos dulces».

Asimismo, la pastelería vende sus conocidos huesos de santo, cocinados con mazapán, almendra y azúcar, y rellenos de yema, mantequilla, café, chocolate o praliné. Y aunque el día grande para su venta es este viernes, el establecimiento comienza a prepararlos desde después del Pilar: «Después, estamos hasta mediados de noviembre, donde ya cambiamos el chip y empezamos con todo lo relacionado con la Navidad».

Costumbre tardía

Por su parte, María Flor Ramos, de la pastelería Ramflor, afirma que «en Logroño los huesitos son el producto más tradicional junto con el buñuelo, pero este último han tardado en convertirse en costumbre. Yo vengo de Calahorra y allí sí se han consumido desde siempre el 1 de noviembre, pero aquí se convirtieron en tradición más tarde».

En esta pastelería artesana la venta comienza desde mediados de octubre: «Empezamos haciendo poquitos, aunque la gente los coge con ganas. Vamos aumentando la cantidad a medida que se acerca la fecha, y una vez pasada los seguimos vendiendo por lo menos dos o tres semanas porque aguantan muy bien».

Los buñuelos, sin embargo, «los hacemos para el fin de semana anterior al Día de Todos los Santos, el propio día de fiesta y una semana después». Además, en Ramflor, por estas fechas, los tradicionales ‘panellets’ también hacen su aparición. «El mazapán cocido con piñones es un postre típico en Cataluña, Valencia y Baleares, pero aquí también hay gente que me los pide». Eso sí, hay gente que hace su pedido o reserva días antes, pero, «como es el postre, la mayoría lo deja para última hora».

Comentarios
Subir