La Rioja

Un año «nefasto» y con un peligro inesperado para los seteros en La Rioja

Un año «nefasto» y con un peligro inesperado para los seteros en La Rioja

La temporada de setas en La Rioja arranca poco a poco, pero los aficionados a la micología ya no saben si bailar la danza de la lluvia, rezar o simplemente resignarse. Toca esperar a que las condiciones meteorológicas sean más favorables para que comiencen a brotar hongos y setas como si no hubiera mañana. El presidente del Grupo Micológico Verpa, Carlos Pérez del Amo, explica que han aparecido las especies más termófilas, «más amantes del calor», como los boletus.

En una entrevista en COPE Rioja, Pérez del Amo detalla que esta campaña -por denominarla de alguna manera- se ha iniciado hace dos o tres semanas con los primeros boletus, aunque las condiciones no hayan sido las mejores: «Está claro que necesitamos agua para que puedan salir otras especies. Eso favorecería los micelios». Además, detalla que «se está deshidratando todo muy rápido» y que eso corta la aparición de especies más otoñales e invernales.

La ausencia de lluvia (casi podríamos hablar de sequía en la región), las elevadas temperaturas de las últimas semanas y el predominio del viento sur están desesperando a los amantes de las setas. Sin embargo, eso no quita para que los montes riojanos hayan comenzado a llenarse. Los agentes forestales explicaban el pasado fin de semana que ya han hecho varios decomisos -más de cuarenta kilos- y advertencias disuasorias.

A las condiciones adversas para la aparición de setas, hay que sumar otro problema que se está dando en el monte riojano: un ácaro que provoca fuertes reacciones en personas y animales que entran en contacto con él. «No tiene nada que ver con las setas», indica Pérez del Amo, destacando que es una pequeña araña que no se ve a simple vista: «En su estado adulto mide menos medio milímetro y se alimenta de la piel de mamíferos».

Su nombre científico es «trombicúlidos» y, según comenta el presidente del Grupo Micológico Verpa, estos llegaron hace unos años a la margen izquierda de la N-111, pero ahora se encuentran por todas partes. El Collado de Sancho Leza estaría invadido, así como la sierra La Hez, el hayedo de Santiago y el puerto de Oncala. «También hay constancia de ellos en el carrascal de Villaroya».

Pérez del Amo señala que varias personas habrían tenido que ser atendidas por personal médico, incluso del servicio de Urgencias del hospital San Pedro, por esta causa. En el caso de los perros, algunos habrían muerto por complicaciones derivadas de la alergia. «Se encuentran entre la hierba y se aferran a los animales que pasan y, como hay abundancia, también a los humanos».

Un gran desconocido

En el año 2015, Paula Santibáñez obtenía el grado de doctora -con mención internacional- por la tesis doctoral ‘Trombicúlidos y trombicualisis en La Rioja’, que asociaba los citados cuadros de dermatitis con la presencia de este ácaro, no descrito hasta entonces en España. En La Rioja se había tenido conocimiento desde hace décadas de casos de dermatitis estacional en personas que entraban en contacto con la vegetación de determinadas zonas del parque de Cebollera, especialmente en otoño.

Se atribuía al contacto con alguna planta que provocaba alergia. Y los pacientes referían además que cuando iban acompañados por sus perros, éstos desarrollaban un cuadro de afectación digestiva y neurológica en ocasiones mortal. Ya los médicos del Hospital de La Rioja y veterinarios de la Consejería de Salud, atribuyeron el problema a la parasitación por la especie Neotrombicula autumnalis en 2001.

Para aclarar la epidemiología y clínica de la trombiculiasis y la biología del agente causal, dado el gran incremento de casos que se observaba año tras año, se solicitó financiación al Gobierno regional (Ayuda a proyectos I+D+i, FOMENTA 2007/14 y Ayuda Predoctoral para la Formación del Personal Investigador) poniéndose en marcha el proyecto que dio lugar a la tesis doctoral.

Gran número de personas afectadas

Por el número de personas afectadas, la Consejería de Salud de La Rioja editó folletos y carteles informativos para dar a conocer, entre el personal sanitario y la población en general, este tipo de dermatitis que, en la mayor parte de los casos, tan sólo requiere la asistencia en atención primaria.

Esta trombiculiasis en los humanos produce un cuadro clínico muy molesto de dermatitis pruriginosas, mientras que los perros sufren parasitaciones masivas con procesos graves que pueden llegar a ser fatales.

La única medida de prevención eficaz es evitar el contacto con la vegetación en aquellas zonas donde se ha documentado la presencia de trombicúlidos. Y como recomendación práctica, se aconseja a las personas que transitan por esas zonas que no se salgan de los linderos/caminos y eviten zonas de vegetación baja en las áreas en las que existe mayor riesgo de parasitación en la época de actividad de estos artrópodos.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir