La Rioja

Vigilancia setera: agentes forestales realizan varios decomisos y denuncias

Pese a que el año no ha sido muy favorable para el crecimiento de setas -ha habido una gran sequía y las temperaturas han sido demasiado elevadas-, muchos riojanos y visitantes ya han empezado a recorrer los montes en busca de las mejores setas.

En los últimos años, la afición por la micología ha crecido sustancialmente gracias, entre otras cosas, a los numerosos hábitats que se distribuyen por toda la geografía riojana, pero hay que tener en cuenta la normativa general a la hora de ejercer esta práctica. Algo que no han considerado algunos de los que se han acercado esta semana a recoger setas.

Agentes Forestales llevaron a cabo el pasado fin de semana varias advertencias disuasorias a personas que, «posiblemente por el desconocimiento de la normativa, han circulado campo a través recolectando especies prohibidas. Además, hemos realizado tres decomisos que sumaban un total de cuarenta kilos de setas y hemos tramitado alguna denuncia por desobediencia», ha aclarado un representante de los agentes.

Prohibiciones generales

La recogida de setas en los Espacios Naturales Protegidos está sujeta a las siguientes normas generales, excepto cuando el espacio protegido establezca medidas específicas:

– Recolectar más de tres kg de setas por personas y día, excepto en los terrenos acotados.
– Recoger setas o trufas de noche.
– Recoger setas o trufas los lunes y martes, excepto si son festivos a nivel nacional o regional.
– Recoger las setas sin cortarlas por el pie con la navaja, arrancándolas desde la base llevándose el micelio, excepto en aquellas especies que se requiera para su identificación.
– Portar y/o usar herramientas para dañar el terreno (hoces, rastrillos, azadas, etc).
– Cortar o arrancar vegetación.
– Recoger trufas en zonas no acotadas, excepto por personas autorizadas convenientemente.
– Recoger setas o trufas durante la ejecución de una batida de caza.
– No atender a las restricciones de desplazamiento en las pistas forestales de uso restringido.
– Sólo deben recolectarse las setas que hayan llegado a su tamaño normal de madurez. Los ejemplares pasados, rotos o alterados hay que dejarlos, tal cual, en el lugar.
– Las setas deben trasladarse por el monte en recipientes que permitan la dispersión de las esporas, tales como cestas de mimbre, paja, caña, etc.

Desde la Dirección General de Biodiversidad quieren recordar que la recolección de setas y trufas en La Rioja está siempre supeditada a la conservación de las especies y a su compatibilidad con el resto de los usos y aprovechamientos de los montes.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir