Cultura y Sociedad

¿Por qué lo llaman ‘patchwork’ cuando quieren decir almazuela?

Pradillo de Cameros se engalonará con una explosión de color el próximo 24 de agosto gracias a la Fiesta de las Almazuelas colgadas, acto revalorizador de la costura artesana que cumple, con esta edición, nueve años.

La almazuela, es, por antonomasia, el símbolo, los retales coloridos que llevan por bandera los pueblos de los Cameros, como ha explicado Chus Toledo, responsable de la Oficina de Turismo de Pradillo. «Es una artesanía textil tradicional que se elaboraba en las casas de los pueblos de la sierra de La Rioja y, específicamente, aquí en Cameros, en unas épocas de penuria económica, en las que se reciclaban vestidos y trajes viejos  y se les daba otro uso. Lo que ahora se llama economía circular ya lo habían inventado», explica.

Los usos más tradicionales de estas telas elaboradas por las mujeres de los pueblos, como ha especificado el vecino de Pradillo, eran variados: cubrecamas, protectores de la masa del pan, alfombrillas y protección de lomos de las caballerías, entre otros.

Si bien antiguamente las almazuelas «no se enseñaban a los visitantes, porque eran símbolo de falta de recursos», ahora se le ha dado completamente la vuelta exhibiéndose desde ventanas y balcones como verdaderas obras de arte cuya geometría y color son los protagonistas. «En el año 2011 se le ocurrió esta fiesta a una mujer de un pueblo vecino, Villlanueva», rememora: «Nuestro objetivo es promocionar esta artesanía textil propia de Cameros y que conserva esta palabra del árabe original, que todo el mundo conoce como ‘patchwork'».

Aunque no se pueden contabilizar cuántas almazuelas colgarán de los edificios de piedra del pueblo, Toledo estima que rondarán las seiscientas. Estas procederán de una veintena de artesanos, no solo de los pueblos de Cameros, sino también de Navarra y del País Vasco, y podrán comprarse. «La almazuela tiene un precio alto porque es una artesanía muy laboriosa, necesita mucho tiempo trabajo previo de selección de las telas, de cortar en tiras, de organizar un motivo geométrico… vas sumando estos detalles, que son horas de trabajo invertidas y que se pagan». De todas formas, Toledo ha señalado que son muchas las personas que encargan estos productos a medida, que compran y que hablan con las artesanas para llegar a un acuerdo.

Asimismo, para no perderse ninguna de estas obras de arte, dos artesanas harán paseos guiados por la pequeña localidad, desde las 11,00 a las 17,30.

Además, durante la celebración de la Fiesta se sorteará la almazuela cosida de forma colectiva por el pueblo del Pradillo durante todo el año. «En el día se celebra un taller para comenzar con su tejido, dirigido por una artesana, durante el año esa persona se encarga de acabarla y se sortea al año siguiente».

Almazuela colectiva a sortear este año. Diseño de Regina Margo. | Foto: Facebook Altura Turismo Rural La Rioja.

La colorida fiesta irá acompañada también por otras actividades como «un mercado que organiza ALTURA, la asociación que gestiona la Oficina de Turismo en Pradillo, una degustación de pinchos y de cervezas artesanas y una comida popular, al final del día, de pochas y fardalejos», cuenta.

Este original acto, como indica este vecino de Pradillo, va traspasando fronteras, siendo cada vez más conocido a nivel nacional. «Incluso este año nos ha comunicado una empresa con sede en Marsella que le interesa contactar con las artesanas», añade orgulloso.

Es fácil pararse a observar la belleza que desprende Pradillo de Cameros durante el día señalado, donde el verde de la naturaleza contrasta con la piedra de los edificios y los miles de colores de los retales de tela. «Es un pueblo que tiene mucha armonía, ya que casi todas las casas datan en el siglo XVIII y están techadas, son muy similares. Ver esas fachadas y balcones llenos de colorido que se mueven con el viento es un espectáculo, es una explosión de color».

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir