El Rioja

Y la vendimia en Rioja, ¿para cuándo? «El blanco, para el 20 de agosto»

Agosto ya está aquí. Calor, vacaciones, fiestas de los pueblos y, por fin, la esperada vendimia. ¿Y este año, qué? «¿Cómo viene la vendimia?», preguntan muchos. Actualmente, nos encontramos en el inicio de la maduración. La uva está enverando, momento en el cual cambia la actividad de la planta enfocándose hacia la recta final.

En esta situación, la tempranillo está por encima del 75 por ciento de enverado, mientras que la garnacha se encuentra en el 25 por ciento, ha confirmado Abel Torres, director general de Viñedos de Aldeanueva. En cuanto a fechas aproximadas, Torres ha señalado que su cooperativa empezará a vendimiar alrededor del 20 de agosto, comenzando con la tempranillo blanco, la variedad más prematura cada año. La cosa, como siempre, va por zonas.

Después de años complicados como el 2017, con una gran helada, o el 2018 con el excesivo desarrollo de la planta, «nos encontramos con una campaña muy equilibrada», como ha afirmado Pablo Franco, director de los Servicios Técnicos del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja.

«El vigor de la planta de la viña es más compensado y los racimos tienen menos grados de compacidad. Es decir, no están tan compactos como otros años, lo que favorece la aireación y, por tanto, la maduración final, disminuyendo los posibles riesgos por alteración fúngica al final del ciclo».

Respecto al clima, los expertos aseguran que está haciendo un «buen calor», pese a que en algunas zonas se esté echando en falta algo de agua. No vendría nada mal para hidratar la cepa y el racimo. En la fase en la que nos encontramos, «necesitamos horas de luz y contrastes de temperaturas entre el día y la noche que favorezcan el desarrollo y maduración de la uva», han asegurado Franco y Torres.

Producción

Teniendo en cuanta que todos los factores se están dando de manera positiva y que no ha habido que atacar ninguna enfermedad fúngica, siendo el oidio o el mildiu los más comunes, todos los expertos coinciden en destacar que este año puede ser histórico en toda la Denominación. Los datos inciden en una clara calidad de la cosecha, aunque aseguran que la producción este año será significativamente menor que la del año pasado, aproximadamente un cinco por ciento menos.

Uno de los factores que afectan a esta disminución es que los racimos están más sueltos, poseen un tamaño ligeramente inferior a otras temporadas y, por lo tanto, hay menos uvas por racimo.

Nimbus

Esta vendimia trae consigo, además de la calidad, la puesta en marcha de una nueva plataforma informática donde todas las acciones, actividades y comunicaciones del Consejo Regulador van a quedar registradas.

Nimbus es un sistema de autocontrol documentado que asegura un nivel de detalle mayor en la trazabilidad y que sirve de apoyo a todas las bodegas. Su finalidad es unificar en un solo criterio el modo en el cual el Consejo va a aplicar las inspecciones y controles de cada una de las compañías vitícolas para dar cumplimiento a lo que establece la norma.

Según Abel Torres, «no es un sistema fácil, pero es un salto muy importante y necesario para la Denominación en cuanto a la trazabilidad, asegurando a todas las bodegas el cambio y la transición».

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir