La Rioja

Alarma rural: menos turistas este verano

Los alojamientos de La Rioja avisan de un descenso en las pernoctaciones este verano

Desde hace algunos años, el turismo en España se ha abierto a nuevos paisajes. Más allá de la playa, el sol y el chiringuito, los turistas nacionales e internacionales han descubierto las oportunidades de ocio que regala el medio rural y las áreas naturales, a través del agroturismo, el turismo deportivo, de aventura, cultural o el ecoturismo.

Pero esta oferta no debe ser suficiente para las familias, parejas o amigos que planean su destino vacacional.

Desde el pasado mes de junio la tendencia de número de viajeros, tanto nacionales como internacionales, las reservas, y las pernoctaciones en el ámbito rural, ha sufrido un moderado descenso, según ha confirmado José Joaquín Sanz, presidente de la Asociación de Casas Rurales de La Rioja (ASCARIOJA).

Entre algunos de los factores que repercuten en esta bajada, Sanz ha señalado «la inestabilidad política en la que nos encontramos en estos momentos, así como el uso de las nuevas tecnologías a la hora de hacer reservas y de encontrar el mejor destino vacacional». Los conocidos «chollos de última hora» u «ofertas de último minuto» hacen que los clientes dejen de elegir sus propios lugares para dejarse llevar por los más económicos.

Pero, quizá, la disminución del visitante internacional y, por ello, la bajada en los precios de los alojamientos de playa es la causa que más está afectando a esta clase de turismo rural.

Foto: cedida por La Rioja Turismo ©

Además el Presidente de ASCARIOJA ha explicado que el turismo de interior actualmente es una «continua batalla en la que todos intentamos atraer al mismo tipo de turista, vendiendo pueblos bonitos, paisajes únicos, gastronomía y patrimonio».

Otro punto a tener en cuenta es la promoción. Para algunos propietarios de casas rurales los portales que anteriormente gestionaban el turismo rural están pasando a ser grandes plataformas que tramitan todo tipo de alojamientos y alquileres, situación que no favorece a este tipo de vacaciones.

Los campings hacen su agosto

En contraposición a las casas rurales, los campings de La Rioja han aumentado sus reservas con respecto a años pasados, rozando el cien por cien de su capacidad.

Este tipo de alojamiento, dividido en parcelas y bungalows, y donde las estancias medias son de cinco a siete noches, se han convertido en verdaderos resorts. Sus clientes pueden hacer uso de servicios como supermercados, instalaciones deportivas, restaurantes e incluso consulta médica.

Jon Koldo Salgado, presidente de la Asociación de Campings de La Rioja, ha explicado que «lo que antes te ofrecía un hotel en cuanto a animación infantil o actividades, lo puedes encontrar en los campings todos los días del verano».

Clientela fija y temporal eligen esta opción por la cercanía y la gran oferta que tiene la Comunidad para llevar a cabo actividades como el senderismo, rutas en bicicleta y, como no, rutas enológicas y gastronómicas.

Las familias jóvenes con hijos pequeños son las protagonistas de esta modalidad de vacaciones ya que «la libertad que tienen los niños aquí no la pueden disfrutar en ningún otro lugar». Además, Salgado anima a quien no haya probado esta opción a «quitar el miedo al camping de hace 20 años, ya que la gente todavía sigue asociando la palabra camping a dormir en el suelo en una tienda de campaña».

Los hoteles de La Rioja no se quedan atrás

La opción de toda la vida, la del hotel, no pierde ritmo y consigue una ocupación por encima del sesenta por ciento este verano, siguiendo la línea de otros años y siendo agosto el mes de mayor hospedaje hotelero.

Pese a las buenas cifras, Demetrio Dominguez, presidente de la Asociación de Hoteles de La Rioja ha afirmado que «el gran reto que tiene la hostelería riojana es que se pase de la pernoctación de 1,7 noches a mínimo dos, es decir, que no seamos lugar de paso».

Click para comentar

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir