CARTA AL DIRECTOR

‘Raquel lleva razón’

Visto lo visto, y como no creo que abunden las personas dispuestas a defender públicamente a Raquel, a continuación expongo las razones que encuentro para hacerlo.

Antes que nada, debería ‘presentarme’, pero consumiría un espacio precioso. Me limitaré a decir que fui concejal en Arnedo, por IU, durante once años, y que hube de dejar el cargo por razones de salud, todo lo cual es irrelevante a los efectos de mi argumentación. Y no soy de Podemos, a quien no me cansaré de criticar su posicionamiento sobre la denominada ‘cuestión territorial’. Que conste.

También diré que, para simplificar, prefiero hacer referencias personales y utilizar nombres propios, como Raquel, Henar, Andreu y Ocón. Creo que son nombres de referencia que facilita las cosas.

Y como hay que empezar por algún sitio, empezaré por decir y reclamar la suficiente atención a que el 19 de junio, Ocón, Henar y Raquel, en nombre de las fuerzas políticas que representan, alcanzan un acuerdo por el cual habría un gobierno de coalición en La Rioja (PSOE-UP), gobierno en el que Unidas Podemos tendrá asiento, y por tanto consejerías. Una legión de periodistas siguen la comparecencia pública, y relatan en sus reseñas ambas cosas. En dicha comparecencia, los periodistas se interesan por otras cuestiones, y es Ocón el que les avanza que la presencia de Unidas Podemos en el gobierno se negociará en sucesivos encuentros, porque «un gobierno de coalición es un gobierno de coalición», o lo que es lo mismo, un gobierno en el que tienen asiento dos ó más fuerzas políticas. Elemental.

Deseo que los lectores reparen en las palabras de Henar en dicha comparecencia. Dice que, primero programa y luego (buscar/encontrar) personas capaces de ejecutarlo, como si las pretensiones de Raquel o de Equo fueran otras distintas a las de llevar a efecto el programa electoral. Algo también muy elemental, por cuanto no se puede desligar una cosa de la otra. Y el que tenga dudas al respecto, que se fije en cómo y qué andan negociando en Madrid Iglesias y Garzón con el PSOE de Sánchez. ¿Entrará IU en el gobierno?

¿Qué pasa después? Pues pasa que las negociaciones encallan cuando el PSOE no da garantías de que el acuerdo se vaya a cumplir en lo que respecta a que Unidas Podemos tenga asiento en el gobierno. ¿Por qué? Una de las hipótesis más verosímiles es que desde las altas instancia del PSOE en Madrid se aconseje/ordene dejar en suspenso el acuerdo alcanzado -que fue celebrado, conviene recordarlo, con gran entusiasmo entre los votantes de UP-, como baza que jugar (por Sánchez) ante Iglesias. Baste ver vídeos de la presentación para comprobar que Ocón y Raquel están la mar de contentos y Henar, menos proclive a la efusividad, tampoco desentona.

En ese parón, en la concreción del acuerdo, surgen los problemas: el PSOE sabe que hay un (importante) sector de IU que de siempre ha recelado del acuerdo en concurrir juntos con Podemos. Y bien que lo aprovechará. Henar, a quien conozco de muchos años, y con la que siempre he tenido buena relación personal, a pesar de los pesares, decide -a mi juicio, muy erróneamente- negociar por su cuenta sólo los aspectos programáticos con el PSOE, olvidándose de ‘negociar’ la segunda parte de lo afirmado en su comparecencia pública con Raquel y Ocón. Andreu y Ocón se frotan las manos. Henar deja ‘vendidas’ a su compañera Raquel y a las otras dos fuerzas políticas que con IU forman la coalición, que son Podemos y Equo, y deja en bandeja al PSOE un gobierno monocolor sin el estorbo que para ellos representaría que UP tuviera asiento y responsabilidades en el Ejecutivo de Andreu. Por cierto, los analistas apenas se han fijado y destacado que en todo este proceso Equo ha respaldado a Raquel.

La maniobra de Henar presta la coartada perfecta a Andreu y Ocón para desdecirse de lo acordado el 19 de junio. Y como Henar ha implosionado Unidas Podemos, según el relato de Andreu, ésta solo ofrece puestos intermedios y vicemigajas de consolación.

Pero resulta que IU no se presentó a las elecciones: Henar logró el escaño por los votos que recibió la coalición UP, casi 11.000. Henar, actuando así, se sitúa fuera de los acuerdos establecidos, incluso, de aquellas formas previstas en la coalición para resolver los desacuerdos. Toda la maniobra de Henar es lo que algunos llaman el ‘henarazo’.

Hablemos ahora del controvertido asunto de las consejerías, pero no sin antes decir que, gracias al acuerdo del día 19, Henar ocupa la Vicepresidencia de la Mesa del Parlamento y acapara asientos en todas las comisiones parlamentarias, que creo son 8. ¡Y Raquel, nada de nada! Henar se pasó quince pueblos en sus acusaciones a Raquel sobre su apetencia de puestos. Así que es normal que le recuerden que, hasta ahora, es ella la única que ha ‘pillado’ asientos. O sea.

En una reunión, en un tono coloquial, pregunta Andreu que cuántas Consejerías solicita UP, que si dos, tres o cuatro… Y es entonces cuando, por parte de UP, o si lo prefieren, Raquel, se habla de consejerías en plural, sin concretar su número, razonando que es eso precisamente lo que está pendiente de negociar, y ya Andreu no quiere. Raquel lo ha dicho de todos los modos posibles: no era el número la exigencia inexcusable sino que se pedían garantías –a Andreu- de cumplir lo acordado y anunciado a los riojanos el día 20. No era por tanto el número de consejerías el problema sino que Andreu ya no estaba dispuesta a garantizar la presencia de UP en el Ejecutivo. ¿Es tan difícil entender?

Lo que sucedió después es bien sabido. Raquel ha sido sometida a un linchamiento político-mediático por el simple ‘pecado’ de reclamar que se cumpla lo pactado. Lo pactado, te gustará más o menos, te parecerá bien o mal, pero lo que es inmoral es que se le exija tan groseramente a Raquel que se olvide de lo acordado. Y es inaudito, y mezquino, que encima se le acuse de estar movida por intereses personales, cuando resulta que ella está tratando de lograr lo mejor para Unidas Podemos, para IU, para EQUO y para PODEMOS, para los 11.000 votantes, y porque lisa y llanamente considera que la mejor garantía de lo acordado con el PSOE es estar en el Ejecutivo. ¿Por qué molesta tanto y a tantas personas que UP tenga asiento en el Ejecutivo

Se podrá discutir, académicamente hablando, si es mejor para UP estar o no estar en Gobierno. En todo caso, quien lo discuta, debería haberlo hecho antes del acuerdo del 19, ¡pero no después! Y si a Henar, o a IU, no les gusta un gobierno de coalición, que lo hubieran hecho saber. Es más: mírese qué se está haciendo en Valencia, Baleares, etc, o lo que se está ‘haciendo’ en Madrid a estas horas, que no es otra cosa que un gobierno de coalición con presencia de UP en dicho gobierno. ¿No es eso lo que IU apoya en Madrid? ¿No es eso lo que Henar defiende para España? ¿Y por qué aquí no? ¿No es eso mismo lo que los expodemitas y podemitas díscolos en La Rioja piden en Madrid? ¿No están a favor de un gobierno de coalición en España? ¿Y por qué aquí no?

Y alguna cosa más: un gobierno de coalición PSOE-UP en La Rioja extiende su base social de 63.000 (votantes del PSOE) a 74.000 si se suman los 11.000 de UP. Y ahora, si quieres, olvídate de todo lo anterior, y echa cuentas. Un reparto aritmético de las ocho consejerías, en función de los votos obtenidos, otorgarían a UP una consejería y un cacho de otra. O sea que, aritméticamente, a UP ya le correspondería (matemáticamente) estar en el Ejecutivo. Pero ya lo dijo Andreu: ¡ni tres ni dos ni una ni media ni nada! ¡Todo pa’ mi! Y las personas que se autoproclaman de izquierdas, en vez de exigir generosidad a Andreu, van persiguiendo como a una apestada a Raquel. ¡Será posible! Pues sí.

Y diré algo más: si se hubiera realizado una consulta en PODEMOS exclusivamente sobre las condiciones acordadas por UP, que no solo por Podemos, el día 19, ¿habrían rechazado las bases ese acuerdo? Y como no hay más que dos respuestas posibles, o sí o no, aunque es evidente que el acuerdo es como para aplaudir hasta con las orejas, y hubiera salido el sí, ¿cómo podría la organización ser llamada a consulta para desdecirse de lo acordado? Sería ridículo.

Por todo lo expuesto, considero que Raquel lleva la razón, toda la razón.

*Puedes enviar tu ‘Carta al director’ a través del correo electrónico o al WhatsApp 600830812.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir