La Rioja

El Parque del Carmen: uno de los oasis logroñeses

Ante la gran ola de calor que está azotando Logroño durante esta semana, una de las opciones más atractivas para aquellos que no aguantan quedarse en casa viendo girar el ventilador es pasear por el Parque del Carmen. El céntrico lugar es una de las localizaciones de la capital logroñesa que más sombras consigue reflejar gracias a sus frondosos árboles y, por tanto, una de las más concurridas estos días.

Además de los pavos reales, que siempre han sido todo un símbolo del parque, los transeúntes cuentan con un punto de lectura, columpios y toboganes para los más pequeños y una amplia terraza perteneciente al famoso café quiosco La Fundación.

En unos bancos cercanos a los columpios, Leticia vigilia como un niño corretea alrededor: «Yo ahora vengo aquí para que no pase tanto tiempo en casa», dice la mujer, señalando al pequeño de casi tres años que cuida durante estos días. «De normal bebo muchísima agua, pero estos días todavía más», ríe. «Suelo jugar con el niño y mojarle un poco, aunque cada vez me dice que quiere volver antes a casa, que no soporta tanto calor».

Al otro lado de los bancos donde se encontraba Leticia, Pilar, madre dos hijos de nueve y cuatro años, también se lamenta del calor. «Aire acondicionado y piscina», sus grandes aliados esta semana. «Somos socios de las Norias durante todo el año, así que vamos casi todos los días», cuenta. «También solemos hacer yogur natural helado, no quiero que abusen del azúcar», cuenta sonriendo hacia sus hijos.

Desde la terraza del quiosco, María Bobadilla contempla la estampa tras haberse refrescado con su mosto, como hace todas las mañanas y tardes en compañía de su cuidadora. La señora ha vivido 95 veranos, aunque no recuerda «uno tan caluroso como este». Por ello, ha optado por trazar un plan para hacerse con el poco viento que se levanta: «Ahora estamos aquí y después nos movemos a ese banco del fondo», señala, «y a las ocho ya nos vamos a casa», añade con una sonrisa.

María Bobadilla, clienta asidua del Kiosko La Fundación. | Foto: Nuria Pajares.

Desde dentro del emblemático café quiosco, y a pesar del aire acondicionado, los camareros también se quejan de las elevadas temperaturas. Tras el mostrador, uno de ellos señala sus bebidas estrella estos días: «Cerveza y muchos cafés con hielos». «En cuanto baja un poco el sol, la terraza se nos llena, sobre todo a la mañana con la ludoteca de los críos y el punto de lectura», cuenta.

El punto de lectura del que habla el hostelero, coordinado por el Ayuntamiento de Logroño, lleva abierto al público desde abril y continuará hasta septiembre. Custodiado por una estatua de madera de Don Quijote, la pequeña cabaña de madera alberga libros para todas las edades, que pueden disfrutarse desde los bancos de alrededor o en su interior, quizá sus páginas ayuden también a evadirse y dejar de pensar continuamente en la amenaza de «Lorenzo».

Punto de Lectura en el Parque del Carmen. | Foto: Nuria Pajares.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir