El astro

El verano del sudor en La Rioja: más humedad y más calor

Más humedad y más calor en la época estival

La Delegación Riojana de la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología) ha pronosticado para La Rioja un verano con precipitaciones similares a la media y temperaturas de 0,2 grados superiores a esta.

El delegado en la región, José Antonio Pellitero Abia, vaticina calor para la próxima semana, con picos de entre 36 y 38 grados. Será el efecto del verano, que oficialmente ha hecho su entrada a las 17.54 horas.

Eso en cuanto al futuro más inmediato, porque el pasado ya no hay quien lo cambie. La primavera no trajo el agua esperada, con un marzo especialmente seco: solo 30 % de las precipitaciones medias. En Logroño-Agoncillo, cayeron 4,9 litros por metro cuadrado; 21,1 menos del régimen considerado normal. La zona que salió mejor parada fue Anguiano-Valvanera, donde se alcanzó el 62%. La temperatura media fue de 10,9 grados, 0,7 superior a la media.

En abril se cumplió el dicho ‘aguas mil’. El territorio riojano alcanzó un 131 % respecto a lo normal, oscilando entre un 82 % en Rincón de Soto y hasta un 168 % en Cenicero. En Agoncillo, cayeron 53,9 litros por metro cuadrado, algo más que lo acostumbrado (45,6). En el aspecto térmico, se alcanzó un promedio de 12,6 grados; 0,6 por encima de la media.

Mayo volvió a tener déficit hídrico y contabilizó un 65 % con respecto a la normalidad. En las inmediaciones de Logroño se recogieron 33,5 litros, 13,5 menos de lo normal. Por extremos, el mínimo se alcanzó en el pantano de Mansilla (46%) y el máximo en Rincón de Soto (93 %). La temperatura media se situó en 15,4 grados, medio menos que lo que suele ser normal. En Valdezcaray, la anomalía alcanzó los -1,2 grados.

En esos tres meses, la anomalía térmica respecto al período de referencia (1981-2010), fue inexistente. Marzo y abril fueron algo cálidos y mayo frío. La mayor anomalía se registró en Mansilla (un grado negativo). Respecto a la pluviometría, el trimestre fue seco. A nivel regional, se registraron 29 litros menos que lo usual. En Logroño-Agoncillo, se alcanzaron los 92,3 litros, un 78 % de lo acostumbrado (118,6 litros).

Cuencas hidrográficas y año agrícola

En lo que nos confiere a los riojanos, el año agrícola (del 1 de septiembre al 31 de mayo) dejó en la comunidad unos valores pluviométricos relativamente normales (91 %). Los picos máximos estarán en la zona de Haro, al tener un régimen más influido por el clima oceánico, debido a su proximidad regional. Los valores alcanzaron un 73 % con respecto a lo normal en la zona de Rincón de Soto y Arnedo y del 116 % en Cenicero. En esa franja temporal, se recogieron 37 litros menos de lo acostumbrado.

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir