Deportes

Final negro en La Planilla: dos lesiones, con nueve jugadores y sin portero

Surrealista. Así se puede definir lo que ha ocurrido en La Planilla. El Bilbao Athletic ha ganado 0-3 al Calahorra. Hasta ahí todo bien. Al descanso, Nacho Zabal se ha resentido y ha tenido que entrar Gonzalo. Algo más de treinta minutos ha durado en el campo. En torno al minuto 70, su cuerpo ha dicho basta. Ha intentado seguir por todos los medios. Al final, tras más de cinco minutos de indecisión, ha continuado contra todo pronóstico. Sin embargo, instantes más tarde, ha vuelto a tenderse sobre el verde y ha tenido que salir. Miguel Sola ya había hecho los tres cambios. Y para colmo, los vizcaínos vencían por 0-2.

Los riojabajeños se han quedado con diez y un jugador de campo se ha visto obligado a defender los palos, tal y como manda el reglamento. No se puede seguir el juego sin el portero. El ‘elegido’ ha sido Cristian, capitán y emblema de la entidad. Pese a ello, se ha defendido relativamente bien. Ha sacado dos manos claras. A la tercera, mano a mano y para dentro. Muy fácil para Baqué. No ha quedado ahí la cosa. Los bilbaínos han buscado hacer más sangre, y a punto han estado de hacer el cuarto. Pesadilla rojilla que aún iba a vivir otro capítulo final. Goñi no ha podido más, por lo que solamente nueve futbolistas han acabado el encuentro.

Tampoco ha tenido piedad el colegiado, despedido con una gran pitada (ya es casi tradición por estos lares). No ha estado afortunado y además, ha querido añadir siete minutos de descuento. Del todo innecesarios. Los anfitriones pedían a gritos el final. Ya no podían ocurrir más desgracias. El público no ha querido sufrir más y ha enfilado el camino a la salida. Segunda parte de horrores y fantasmas. Todo cuesta arriba. Menos mal que la salvación está prácticamente firmada.

Pese a ello, los anfitriones no han hecho otra cosa que pelear. Brega y lucha por montones, para firmar un primer tiempo muy potable. Hodei Oleaga ha tenido que intervenir. Ubis se ha topado con el larguero. Varios balones muertos dentro del área y un penalti dudoso no concedido. No ha sucedido lo contrario en el área rojilla y los cachorros han gozado de un once metros. Zabal lo ha detenido con una gran intervención. Esa acción ha provocado su lesión en la mano.

Sol reluciente sobre La Planilla, paradójico. Si alguna sensación ha dejado este duelo es todo menos feliz. 0-3 para los visitantes, con doblete de Córdoba y otro de Íñigo Vicente. 46 puntos para los calagurritanos, que ya están matemáticamente salvados por los caprichos del calendario. Quedan dos jornadas para luchar por la Copa del Rey.

Comentarios
Subir