La Rioja

El otro ‘efecto Vox’ en La Rioja: un infierno para la agencia Voxcom

La agencia de marketing y comunicación Voxcom vive un infierno desde hace meses

Ángel Sánchez lleva varias semanas prácticamente sin dormir. Su teléfono no para de sonar. Lo que podría ser una bendición para la agencia de marketing y comunicación VOXCOM porque le llueven los pedidos se ha convertido en un auténtico infierno. Ángel no puede más y ha decidido pedir ayuda.

¿Qué le ocurre a Ángel Sánchez desde hace varios meses? Pues que no paran de llamar a su teléfono para preguntar por el partido liderado por Santiago Abascal: VOX. «Últimamente, esta situación está llegando al extremo: señoras vestidas con abrigo de visón con pañuelo y gafas de sol que suben a la oficina y piden papeletas de voto», relata Sánchez.

La cosa no acaba ahí. Llamadas a horas intempestivas y enfados porque la agencia no tiene nada que ver con el partido político. «En Bilbao es aún peor porque no dicen nada. En la oficina de al lado, que es una pedicura, nos preguntan horrorizados si somos ‘los de Vox'», añade, incidiendo en el miedo que le tiene al próximo 28 de abril y la noche electoral por posibles escraches o ataques a la oficina.

«En La Rioja parece que no tienen sede o que no tienen teléfono porque sólo nos llaman a nosotros, suben a la oficina…», explica Ángel Sánchez, apuntando también que su tráfico web ha aumentado exponencialmente desde hace semanas por búsquedas relacionadas con Vox.

Al principio, se tomaron la situación a broma e incluso pusieron en su página web un anuncio en el que aclaraban que nada tenían que ver con ningún partido político con una pequeña broma: «Pusimos que si querían colaborar con nuestras campañas aceptábamos donaciones de hasta 50.000 euros por persona indicando DNI, etc».

Ahora, las cosas han llegado «demasiado lejos» y han dejado de tener gracia. «Cada día me llaman no menos de diez personas preguntando cómo pueden conseguir papeletas de voto», comenta resignado Sánchez, quien ya ha pensado en cambiar de nombre y razón social como le han recomendado clientes y personas cercanas a la administración pública.

«Después de diez años trabajando perder todo nuestro reconocimiento de marca es una locura», zanja, haciendo una petición expresa a Vox en La Rioja: «Por favor, pongan un teléfono en La Rioja y hagan campaña para afiliados, pero con su teléfono, no con el de mi empresa. Es algo absolutamente kafkiano».

Si aún no recibes 'El Tempranillo' cada mañana, puedes apuntarte aquí

TAMBIÉN TE ENVIAMOS NOTICIAS IMPORTANTES POR WHATSAPP. DATE DE ALTA AHORA DESDE AQUÍ
Comentarios
Subir