Retrato de La Rioja

Creatividad ‘alpargatera’ con esencia riojana

Ana Sanz. Supera los 40. Logroño. Creadora de ‘Las Pacas’

Reportaje fotográfico: Clara Larrea ©

Hay retos sin edad. Arte sin edad. Y, cómo no, también retratos sin edad. Porque la edad no es un elemento importante para la protagonista. Por eso, Ana Sanz (Logroño, supera los 40) quiere centrar el foco en lo que realmente considera clave: la excelencia. Lo repite varias veces, y precisamente, es lo que le mueve en su proyecto de alpargatas de diseño, ‘Las Pacas’.

Pero hay muchas incógnitas que se agolpan cuando visitamos sus recién estrenadas instalaciones del polígono de Cantabria, en Logroño. ¿Alpargatas?, ¿diseñadora? Pero, ¿también artista? Necesitamos poner en orden los conceptos, al igual que Ana Sanz y su equipo llevan a cabo con todos los elementos que componen el producto: suelas, telas, moldes, etc. “El orden es clave para tener controlado el proceso”, apunta esta espigada logroñesa.

Tras los estudios consiguió entrar en el circuito de galeristas; fueron tiempos en los que ganó concursos, premios, beca… Estuvo en París…

Pues pongamos orden a la historia. ¿De dónde surge todo? “¿Desde el principio?”, pregunta. “Sí, desde que comienza tu periplo hasta el punto actual”, respondemos. “Vale, pues después de hacer el Bachiller artístico me fui a Salamanca a hacer Bellas Artes. Allí cursé la especialidad de Pintura y también la de Diseño Gráfico y Audiovisual”, explica.

Ahí arranca su camino en el mundo del arte: tras los estudios, con esfuerzo, consiguió entrar el circuito de galeristas, con Pedro Torres. Fueron tiempos en los que ganó concursos, premios, becas… como la que le llevó a París, para un proyecto en la Cité Universitaire.

¿Arte en general? “Yo solo pintura: paisajes abstractos, sin apenas figuras humanas; me guiaba por el expresionismo abstracto”, precisa. “Fíjate tú lo que es la vida, nunca pensé que fuera a ser así, pero los años que viví en Castilla me marcaron en la parte creativa: en el color, las grandes tierras…”.

“La crisis barrió con todo, también con lo referido al arte: solo los muy muy buenos quedaron y yo consideré que era el momento de dejarlo”

“Creía en el arte, en el puro, bueno, en realidad soy una apasionada del arte contemporáneo, creo que es el más valiente”, recalca. Le gusta hablar sobre el arte: quien tuvo, retuvo; y guardó… Pero su vinculación con el arte tuvo un fin. “La crisis barrió con todo, también con lo referido al arte: solo los muy muy buenos quedaron y yo consideré que era el momento de dejarlo”, reflexiona en alto.

Y lo dejó. Tal cual. “No he vuelto a pintar”. ¿Nada? “No, yo no veía la pintura como un hobby, una cosa es pintar como afición y otra con el concepto de arte, de creación…”. Era 2010 cuando colgó los pinceles y empezó su nuevo camino, en el que han sido claves las vivencias adquiridas fuera de España: además de en la capital francesa, ha residido en Berlín, donde asegura que se empapó del concepto ‘ecofriendly’, del valor de lo auténtico, “de lo local, algo que aquí tampoco estaba muy valorado hace unos años”.

“Viviendo en Nueva York me concedieron un premio de la ADER, FER y fondos europeos a mi proyecto de ‘Las Pacas'”, admite. Fue el empuje definitivo

¿Y qué es local (riojano) y tiene carácter propio? Pues las alpargatas. Así que Ana Sanz, sin saberlo, estaba dejando la pintura para montar su propia marca de alpargatas. Ideó el proyecto y entre tanto se fue una temporada a Nueva York. “Estando allí, recuerdo que me seleccionaron para unos premios que daba la ADER (Asociación de Desarrollo Económico de La Rioja), la FER (Federación de Empresarios de La Rioja) y fondos europeos, y al final me lo dieron. ¡Menuda alegría!, fueron mis hermanas a recogerlo”, recuerda.

Ese fue uno de los empujes definitivos para que sus alpargatas de diseño y fabricación ‘made in España’ se hicieran realidad. Y así surgieron ‘Las Pacas’. Pero, ¿por qué ‘Pacas’? No hay Franciscas en su vida, ni familiares que se llamen así… El sentido es menos romántico: “Buscaba un nombre muy español, que se pronunciara igual en todos los idiomas, que solo tuviera una vocal y que pudiera ir asociado a un logotipo, en este caso, el de una paca, un gran roedor de la zona de Latinoamérica”.

Al principio encargó la fabricación a productores riojabajeños y ella aportaba el diseño y la comercialización, pero con el paso del tiempo ha ido asumiendo la ejecución y elaboración completa. “Si de algo me jacto es de que está todo hecho cien por cien aquí y que los materiales son de calidad, nacionales…”, destaca con una sonrisa. Y es que ella, confiesa no ser radical de nada, pero sí concienciada con el respeto al entorno y con el consumo responsable a productores y tiendas locales. Aunque, “se valora eso más fuera de aquí”.

Quizás por ello, ‘Las Pacas’ se venden principalmente en el extranjero, donde están muy bien consideradas. Tanto como que hay alguna conocida estrella de Hollywood que las viste. Y no solo eso, la compañía que lidera Ana Sanz produce también para lujosas marcas internacionales. Sin embargo, no siempre fue así, “al principio no es fácil; yo tuve la suerte o la visión de apostar por la presencia en internet, poner en marcha una tienda online cuando todavía eran muy poco habituales… y eso me ha abierto muchas puertas”.

Las ‘Ecopacas’, a base de materiales ecológicos, serán una de sus próximas creaciones

¿Ha llegado más allá de lo esperado? “Yo siempre busco la excelencia en todo lo que hago”, repite. Para ella una de las líneas hacia las que evolucionar es hacia los tejidos ecológicos, hechos a base de piña o champiñones. De hecho, las ‘Ecopacas’ serán una de sus próximas creaciones. Pero si hay algo que quiere potenciar, a corto-medio plazo, es su presencia en los ‘marketplaces’ (una especie de centro comerciales virtuales), así como personalizar la venta.

Pero además de trabajar intensamente en su proyecto personal, Ana Sanz también reconoce tener otras aficiones. “Viajar, pero buscando algo diferente, andar en bici, ver pasar a la gente por la calle me encanta, los mercadillos, el cine… ¡Ah, y comprarme cosas en Wallapop (la web y app donde se compran y venden productos de segunda mano)!”. No hace falta que lo prometa, un paseo por su taller le delata: máquinas de coser con un aire de otra época, una máquina de rebajar que tiene tras de sí más décadas que… “Son de la RDA (la Alemania del Este)”, ríe. Segunda vida para ellas y segunda vida para Ana: de artista a creadora y creativa de una firma de alpargatas de diseño y de lujo. Eso sí que es ‘wallapopear’.

Subir